Los fondos de alto riesgo se desmarcan del acuerdo sobre Grecia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los fondos de alto riesgo no han firmado ningún acuerdo con Grecia para canjear la deuda existente por otra nueva y asumir en el proceso una quita. En las últimas semanas se había mencionado la posibilidad de que varios hedge funds, con alrededor de 20.000 millones de euros de exposición al país, se negasen a firmar nada. Los fondos de alto riesgo no han firmado ningún acuerdo con Grecia para canjear la deuda existente por otra nueva y asumir en el proceso una quita. En las últimas semanas se había mencionado la posibilidad de que varios hedge funds, con alrededor de 20.000 millones de euros de exposición al país, se negasen a firmar nada.

Una fuente cercana a esta industria ha confirmado esta incertidumbre al asegurar que «sólo los bancos y otras grandes instituciones financieras» han aceptado el canje.

La situación es incómoda. Los grandes bancos parecen estar de acuerdo con perder entre un 70% y un 75% de lo invertido en deuda soberana griega (aunque sobre el papel la quita asumida sea del 53,5%, con unos tipos de interés más bajos en los nuevos bonos la condonación aumenta hasta las primeras cifras dadas) pero, ¿y los fondos de alto riesgo? Según el gestor de un hedge fund suizo consultado por este medio, durante los últimos meses este tipo de fondos se habrían blindado ante un posible impago griego comprando seguros contra el mismo (CDS).

Estos productos financieros -los CDS- se activarían si el canje de la deuda no es asumido de forma voluntaria por todos los acreedores de Grecia. Y aunque los bancos supongan el mayor grupo acreedor, no representan a todos. Un problema adicional es que para tener un CDS no hace falta tener el equivalente en deuda griega. Es como comprar un seguro contra el incendio de la casa de un vecino. O como asegurar un vehículo de gama alta al precio de uno de gama más baja. Las últimas informaciones llegadas desde la ISDA (la Asociación Internacional de Productos Derivados) aventuran a que se está tratando de encontrar un modo de que estos seguros no se activen.

Porque de entrar en funcionamiento, y al cotizar la mayoría en mercados no regulados, estos seguros son difíciles de controlar. Se desconoce cuántos hay y dónde están. Lo que sí se sabe es que, por ejemplo, los grandes bancos de EEUU tienen fuertes apuestas en estos productos.

Según un informe publicado hace unas semanas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las entidades de EEUU mantienen más del doble de garantías sobre la deuda de los países vulnerables del euro que la banca europea. El documento, que lleva por título «Resolviendo la crisis de deuda soberana y financiera en Europa», explica que los bancos de EEUU mantienen 865.000 millones de dólares (657.460 millones de euros) en estos productos y otras garantías. Por su parte, las entidades del Viejo Continente tienen en total 344.405 millones de dólares (261.772 millones de euros) depositadas ahí.

Los bancos estadounidenses mantienen una exposición de 50.814 millones de euros a la deuda soberana de los seis países arriba mencionados. Y entre deuda bancaria y deuda corporativa no bancaria reúnen un total de 395.697 millones de dólares. En total: menos de 450.000 millones de dólares en comparación a los 865.000 que tienen de blindaje contra ese supuesto impago.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA