Los expertos señalan que la unión Pemex-Sacyr ha sido un fracaso

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Varios expertos han sido entrevistados por CNN Expansión acerca de la unión entre la petrolera Pemex y la española Sacyr, y todos concluyen que ha sido un total fracaso para la empresa mexicana, ya que la costosa inversión que realizó para comprar casi un 10% de Repsol, ahora no le sirve de nada. Varios expertos han sido entrevistados por CNN Expansión acerca de la unión entre la petrolera Pemex y la española Sacyr, y todos concluyen que ha sido un total fracaso para la empresa mexicana, ya que la costosa inversión que realizó para comprar casi un 10% de Repsol, ahora no le sirve de nada.

“¿Por qué se metió con esta empresa (Sacyr) que estaba tan conflictuada, tanto desde el punto de vista del manejo corporativo, como desde el punto de vista financiero? Con ese tipo de socio era evidente que la relación se iba a romper», asegura la profesora e investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Miriam Grunstein, a CNN expansión cuestionando la efectividad de la auditoría que realizó Pemex sobre Sacyr antes de aliarse.

La profesora del CIDE se plantea si el director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, estaba al corriente de la complicada situación de la empresa española. “Al parecer, Suárez Coppel tampoco conocía el estado de gravedad de Sacyr, porque si lo hubiera sabido, es dudoso que hubiera aprobado el acuerdo sindicado. Lo que no me llego a explicar es si fue un ‘pecado’ por acción o por omisión”, afirma Grunstein al diario mexicano.

Por su parte, el secretario de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, Mario Alberto Di Costanzo, ha catalogado esta unión de “desastre” y ha señalado a CNN Expansión que para la petrolera Pemex era absurda la sociedad con Sacyr.

Di Constanzo apunta que el problema ha estado en que “Suárez Coppel tomó una decisión unilateral, y los argumentos esgrimidos para justificar el convenio ya quedaron rebasados por completo”.

Como parte del acuerdo entre Pemex y Sacyr, la petrolera mexicana se comprometió a comprar 5% de acciones de Repsol para aumentar su participación en un 9,8% y sindicarla con Sacyr (de 20%), con el objetivo de alcanzar una participación de 29.8%. Por ello, Di Constanzo sentencia “ahora la mayor participación en Repsol no le sirve para nada a Pemex, ¿para qué hizo ese gasto? Esta operación fue un desastre para Petróleos Mexicanos, y podría configurarse un daño patrimonial».

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA