Los expertos aconsejan a Brasil a mantener su déficit por cuenta corriente por debajo del 5%

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los especialistas reunidos en el XII Foro Latibex han enfatizado la importancia de que Brasil no supere el 5% de déficit por cuenta corriente en los próximos cinco años. José Juan Ruiz, director de Análisis y Estrategia del banco Santander para Latinoamérica ha señalado, además que la emergencia de las clases medias ha supuesto el “motor y la consecuencia del cambio” en el país latinoamericano. Los especialistas reunidos en el XII Foro Latibex han enfatizado la importancia de que Brasil no supere el 5% de déficit por cuenta corriente en los próximos cinco años. José Juan Ruiz, director de Análisis y Estrategia del banco Santander para Latinoamérica ha señalado, además que la emergencia de las clases medias ha supuesto el “motor y la consecuencia del cambio” en el país latinoamericano.

La actuación de las políticas monetarias y fiscales brasileñas va a evitar que Brasil llegue al déficit de 5% por cuenta corriente, según ha afirmado Ruiz. De esta manera, el economista del banco español parece estar refiriéndose a la propuesta de EEUU de establecer un límite del 4% para los superávit y déficit por cuenta corriente.

Bajo el lema de ‘5 ciclos para los próximos 5 años’, presentado por Octavio Rodríguez de Barros, economista jefe de Bradesco, que engloba una previsión económica para el próximo lustro brasileño, se ha presentado la previsión del 5% de déficit por cuenta corriente. Con el mismo porcentaje, los economistas han previsto la misma tendencia para el crecimiento económico, el tipo de interés real, la tasa de inflación y el desempleo en Brasil para los cinco años venideros.

Si estas metas se cumpliesen, la renta per cápita de Brasil rondaría los 20.000 dólares (unos 18.810 euros). Y de ser así, el país latinoamericano pasaría formalmente a pertenecer al ‘Primer Mundo’.

Pero no sería el único país de la región en formar parte de la ‘élite’ mundial. Como han señalado los ponentes, se va a dar un “cambio dramático” en la situación económica mundial, surgiendo una nueva “multipolaridad”. Brasil no sólo se ha beneficiado a sí misma, sino que ha actuado como un “bien público” para toda Latinoamérica, arrastrando a Argentina, Chile o México en su camino del tercer al primer mundo.

De tantas razones por las que todo el continente se encuentra en crecimiento, los expertos han destacado la importancia de las clases medias como “motor y consecuencia del cambio”, lo que a su vez ha añadido a las políticas una “gran estabilidad”.

La estabilidad y el crecimiento se han visto reflejados en el aumento del empleo, de los salarios, de las mejoras de rating por parte de las agencias calificadoras –de forma que los países latinos se pueden endeudar en cifras inferiores a las de Italia o España- y, en algo muy importante, de la educación , lo cual beneficia a la mejora del capital humano.

Todo ello sumado da como resultado un crecimiento regional del 9% para el año presente, cifras de PIB muy superior a las habidas antes de la crisis. Es más, Ruiz ha destacado que, de haberse producido la crisis financiera de 2008, Brasil hubiera dejado de crecer un 4%.

No obstante, de Barros ha señalado que en el 2011 Brasil presentará una desaceleración debida a la situación económica mundial, situando el crecimiento del país presidido por Luiz Inácio da Lula en un 4,5%. Sin embargo, ha indicado que de realizarse una reducción de los costos de capital, el crecimiento podría alcanzar el 6%.

Ante la entrada del nuevo Gobierno presidido por Dilma Rousseff, el economista de Bradesco ha ‘recomendado’ a la futura presidenta que no “debe haber cambios relevantes, sino ser complementario al anterior gabinete, al igual que lo hizo Lula con (Fernando Henrique) Cardozo”.

Ambos expertos han mostrado su confianza en la nueva etapa de Brasil con Rousseff, pero aún así de Barros ha señalado cual será el gran desafío de la futura mandataria: promover la mejora de la educación y de las infraestructuras.

Respecto a la actualidad monetaria de Brasil, el economista brasileño ha afirmado que la inflación superará el 4,5% el próximo año, al tiempo que ha señalado que los tipos de interés convergerán con los que presentan los mercados emergentes.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA