Los bancos franceses acceden a participar en el rescate griego

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los bancos franceses parecen estar dispuestos a prorrogar su exposición a Grecia, tal y como lleva pidiendo Bruselas desde hace varias semanas, para implicar así a los inversores privados en el rescate del país, que para muchos expertos es en realidad un rescate de los acreedores del territorio, entre los que la banca gala ocupa un lugar destacado. Los bancos franceses parecen estar dispuestos a prorrogar su exposición a Grecia, tal y como lleva pidiendo Bruselas desde hace varias semanas, para implicar así a los inversores privados en el rescate del país, que para muchos expertos es en realidad un rescate de los acreedores del territorio, entre los que la banca gala ocupa un lugar destacado.

La información ha aparecido a primera hora de la mañana de la mano del diario galo Le Figaro, y al ser preguntado por si esta noticia era cierta en una rueda de prensa celebrada poco después, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, la ha confirmado. Además, el mandatario se ha mostrado confiado en que otros países, principalmente Alemania, puedan llegar a acuerdos similares con sus bancos.

Este principio de acuerdo pasa porque las entidades francesas, las más expuestas junto a las alemanas a la deuda del país mediterráneo según los datos del Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés), aceptarían reinvertir el 70% del capital que actualmente tienen en bonos griegos y que vencen de aquí a 2014 por nuevos títulos a 30 años.

Asimismo, el dirigente francés ha matizado que su Gobierno está abierto a discutir los términos de la participación del sector privado en el rescate de Grecia con otros Estados de la zona del euro y, en su caso, adoptar algunos cambios. De momento, el Gobierno de Berlín ya ha adelantado que ve con buenos ojos el acuerdo entre el Ejecutivo galo y la banca, aunque ha matizado que sus negociaciones van más despacio.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA