Lidia Guevara

Lidia Guevara
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

No sabemos si el coraje de Lidia Guevara tendrá la recompensa que merece. Pero, era inevitable que su transformación en chica yé-yé, junto a su reivindicación de un estilo injustamente arrinconado desde hace unas cuantas décadas despertara nuestras simpatías. Y algo más. No sabemos si el coraje de Lidia Guevara tendrá la recompensa que merece. Pero, era inevitable que su transformación en chica yé-yé, junto a su reivindicación de un estilo injustamente arrinconado desde hace unas cuantas décadas despertara nuestras simpatías. Y algo más.

Porque siempre conviene celebrar cualquier intento de destruir las etiquetas y salirse de las clasificaciones predeterminadas. Aunque afuera pueda hacer frío y sea posible que los viejos fans se borren de la lista. Confiemos en que si esto le sucede ahora a Guevara, haya nuevas incorporaciones y ganancias netas en la nómina de fieles.

¿Recuerdan a aquellas deliciosas chicas pop de la década de los sesenta del pasado siglo? Les hablo de esas artista femeninas presuntamente cándidas, divertidas y pizpiretas, que sonreían dinámicas y encantadoras desde la joven televisión en blanco y negro. Tan ingenuas como sexys. Y armadas, además, con un arsenal de canciones inolvidables.

Y no refiero sólo, que también, al elegante fraseo de Françoise Hardy o las minifaldas, supuestamente inocentes, de la joven Marianne Faithfull. Ni a musas turbias y conflictivas como la fántastica Nico, aquella alemana con querencias oscuras a la que Andy Warhol puso al frente de The Velvet Underground.

Hablo más bien de Gelu, Karina, Conchita Velasco o Rocío Durcal. De la impagable Marisol o de la Pepa Flores guerrillera que sería luego. O de Cecilia y Jeanette o Las Grecas. De unas artistas luminosas que consiguieron colorear unos años sombríos y a quienes ahora reivindica, en la estética, en las formas y en las canciones una Lidia Guevara que sabe bien lo que hace.

Y sabe, sobre todo, hacer canciones memorables e interpretarlas con garra y poderío. Justo lo que necesita para convertirse en esa chica ye-yé que echábamos en falta. Si están hartos de nostalgia gratuita y fotocopias sin alma, escuchen ‘Ahora sí’, el último disco de Guevara. Sé que me van a entender rápido. Esto no es un simple homenaje. Es una revolución.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA