Las ‘víctimas’ de Air Comet intentan involucrar al Estado español

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Estado español se ha convertido en el blanco de las exigencias de todos los afectados por la crisis de Air Comet. En Lima unas 70 personas han intentado tomar el consulado español para exigir responsabilidades por los vuelos cancelados. Fuentes oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores de España han asegurado a Americaeconomica.com que este conflicto no es de su competencia y que el Ministerio de Fomento no va a fletar más aviones para trasladar a los afectados. El Estado español se ha convertido en el blanco de las exigencias de todos los afectados por la crisis de Air Comet. En Lima unas 70 personas han intentado tomar el consulado español para exigir responsabilidades por los vuelos cancelados. Fuentes oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores de España han asegurado a Americaeconomica.com que este conflicto no es de su competencia y que el Ministerio de Fomento no va a fletar más aviones para trasladar a los afectados.

En Lima los afectados han intentado tomar el Consulado de España para reclamar que se les tramite un billete de vuelta y 30 de los protestantes lograron entrar en la delegación diplomática. La mayoría de estos afectados abandonaron la Embajada poco después de que esta les prometiese que tendrían respuesta del Gobierno español en unos días.

En Ecuador, al contrario que en Perú, es la aerolínea la que se encuentra en el punto de mira. El ministro ecuatoriano de Inmigración, Alexis Rivas, ha anunciado que presentará una demanda por fraude contra Air Comet y su representante en Ecuador, Germanico Maya, para el que pedirán prisión preventiva ya que considera que las acciones de la aerolínea han sido deshonestas e irresponsables.

Los trabajadores de la aerolínea también han querido pedir responsabilidades y se han concentrado ante el Ministerio de Fomento donde han señalado al ministro del departamento, José Blanco, como su interlocutor en las negociaciones del ERE y el responsable último del destino de sus puestos de trabajo.

Estas protestas en el Ministerio de Fomento se realizan a pesar de que Air Comet ha presentado en la Dirección General de Trabajo de la Comunidad de Madrid su propuesta de expediente de regulación de empleo para la totalidad de su plantilla, 666 trabajadores.

Unos 250 empleados de Air Comet, cerca del 38% de la plantilla, se han concentrado ante el Ministerio de Fomento a las 11 de esta mañana bajo las banderas de los sindicatos USO y CCOO para presentar una solicitud formal a Blanco en la que le instan a iniciar las negociaciones sin perder más tiempo.

El panfleto informativo, repartido entre los periodistas por José Vía Iglesias, el representante del sindicato mayoritario USO, exhibe un mensaje claro y directo: “ El empleo de los trabajadores de Air Comet hoy es posible y depende de una decisión política del Ministerio de Fomento”.

El líder sindical ha denunciado que la situación se desarrolló con el “consentimiento y conocimiento” del Ministerio, y que es el que debe solucionarla. USO ha advertido también que en caso de que José Blanco no responda con la rapidez que exigen, ya han planificado otra concentración ante el Ministerio para el día 12 de enero y otra el día 15 esta vez ante el Palacio de la Moncloa.

Tal y como ya comunicó Iglesias en una rueda de prensa la semana pasada, la principal exigencia del grupo es que la concesión de los ‘slots’, las concesiones de explotación de las rutas aéreas, que depende del Ministerio, vaya ligada a la contratación de los trabajadores de Air Comet; para lo que exigen que se una a los ‘slots’ un compromiso de contratación preferente.

Otra exigencia es que el ERE de extinción de empleo anunciado por la aerolínea se cambie por un ERE de suspensión temporal de empleo, lo que posibilitaría que los trabajadores comenzasen a cobrar el paro.

Los trabajadores de Air Comet que se han concentrado ante el Ministerio portaban pancartas con mensajes contra el dueño de la empresa, Gerardo Díaz Ferrán, el Gobierno y, sobre todo, pancartas que reclamaban el dinero de sus ocho nóminas impagadas. “Esa gente ha perdido un viaje, unas vacaciones; nosotros hemos perdido un trabajo” ha manifestado una empleada de la compañía aérea.

En las próximas negociaciones del ERE, esté o no Fomento, la aerolínea estará representada por el bufete de Uría Menéndez, el mismo que defendió los intereses de Air Madrid hace dos años. El acuerdo que se alcanzó con Air Madrid encontró trabajo para 578 trabajadores que se transfirieron junto a los ‘slots’ de la compañía a Air Comet, a los que se les conservó las condiciones saláriales pero sin reconocimiento de la antigüedad.

En el caso de Air Comet, la posibilidad de este acuerdo se verá afectada gravemente por la deuda que la compañía tiene con la Seguridad Social, y que lastrará a los trabajadores cuando otra empresa se interese por ellos.

La aerolínea no es la única empresa de Díaz Ferrán que lidia en estos momentos con sus problemas de endeudamiento con la Seguridad Social. La empresa de servicios aeropuertuarios (handling) Newco, se enfrenta a una situación complicada ya que Air Comet es su segundo mayor cliente.

Newco está estudiando posibilidades de venta sin tener muy claro en qué situación se encuentra su deuda ni cómo afectará al proceso. Los sindicatos de la compañía, CCOO y UGT habían planeado una reunión para esta mañana que no se ha celebrado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA