Las multinacionales españolas se fortalecen en los parqués internacionales gracias a Latinoamérica

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El potencial económico de Latinoamérica, unido a la debilidad del euro, ha vuelto a poner de moda a las grandes compañías españolas en los parqués internacionales. La situación ha cambiado en las últimas dos semanas. Hace sólo quince días en los mercados más importantes, las acciones de las multinacionales españolas únicamente encontraban el rechazo de los operadores que descartaban mantenerlas en cartera. Sin embargo, ahora, algunos grandes inversores internacionales hasta recomiendan su compra. El potencial económico de Latinoamérica, unido a la debilidad del euro, ha vuelto a poner de moda a las grandes compañías españolas en los parqués internacionales. La situación ha cambiado en las últimas dos semanas. Hace sólo quince días en los mercados más importantes, las acciones de las multinacionales españolas únicamente encontraban el rechazo de los operadores que descartaban mantenerlas en cartera. Sin embargo, ahora, algunos grandes inversores internacionales hasta recomiendan su compra.

La combinación del factor “euro” y el potencial económico de Latinoamérica han logrado que las grandes multinacionales españolas afincadas en dicho continente se beneficien de la buena trayectoria económica del mismo durante la crisis gracias a una depreciación del euro que las convierte -a las multinacionales- en empresas con un mayor grado de competitividad frente a los gigantes estadounidenses que operan en dólares, y que también tienen importantes intereses en la región.

Estos razonamientos han sido confirmados por fuentes de la industria afincadas en Suiza a Americaeconomica.com. Según ha asegurado uno de los expertos requeridos “las empresas españolas están ganando cada vez más competitividad en Latinoamérica contra su gran competencia: las multinacionales estadounidenses. Y todo gracias a la caída del euro”. En la City londinense la opinión es muy parecida. Algunos inversores afincados en suelo británico suscribieron la opinión de sus colegas suizos para este periódico.

En boca de todos ellos, además, estaba el mismo ejemplo: Telefónica. El reciente interés del gigante español por la brasileña Vivo despierta más expectación de lo que, a priori, pueda parecer allende nuestras fronteras. Una adquisición que, por ejemplo, en los círculos de inversores suizos se ve como una buena jugada para expandir su influencia latinoamericana. Y el hecho de que sea Brasil el lugar no hace más que otorgar más atención a la jugada, pues este país es uno de los mercados emergentes más atractivos de los últimos años.

Quizás el sector que genera dudas por el momento entre los inversores extranjeros sea el de la banca. No obstante, es una incertidumbre comprensible si se tiene en cuenta que la próxima reunión del G-20, que comenzará el próximo 26 de junio, tratará la implantación de una regulación bancaria global.

El potencial de Latinoamérica, de un gran interés en los últimos tiempos, no ha pasado desapercibido para el Fondo Monetario Internacional (FMI). Su presidente, Dominique Strauss-Kahn, visitó la región antes de acudir a la reunión que los ministros de Finanzas del G-20 mantuvieron en Corea hace unos días. Según los expertos, países como México o Colombia ganarán más peso en las finanzas globales. Brasil ya lo tiene desde hace algunos años. En cualquier caso, la nueva imagen de la región la define la postura que mantiene el FMI con la región. El organismo ahora ofrece “líneas de crédito flexibles” en lugar de los paquetes de ayuda otorgados en el pasado.

Los famosos -a raíz de la crisis financiera- ‘hedge funds’ también se han apuntado al carro de las multinacionales españolas en Latinoamérica. Según ha podido saber Americaeconomica.com, los fondos de alto riesgo han recomendado la compra de valores españoles en el continente debido, también, a la depreciación del euro y al poderío económico de la región. Es decir, los mismos argumentos que el resto de los inversores. Este cambio de estrategia -de corto a largo- puede sorprender, pues hace varios meses eran estos mismos especuladores los que señalaban a la economía española como la principal sucesora de la crisis griega que, aunque ya esté olvidada para los medios internacionales, aún puede incrementarse más si cabe ante la imposición de nuevas medidas de ajuste este mes por parte del Gobierno de Yorgos Papandreou.

En cualquier caso la atención ahora está en otro lugar: la trayectoria del euro y las consecuencias positivas que pueda tener en las empresas europeas que operen con esta divisa allende los mares. ¿Cuál será su siguiente estrategia?

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA