Las grandes constructoras ‘se preparan’ para el aeropuerto de México en medio de las protestas

Avión de Aeromexico
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las grandes empresas de infraestructuras mexicanas como Grupo Carso, OHL México, ICA o Pinfra serán las que busquen participar en la construcción del nuevo y ambicioso aeropuerto anunciado por el presidente, Enrique Peña Nieto. Las grandes empresas de infraestructuras mexicanas como Grupo Carso, OHL México, ICA o Pinfra serán las que busquen participar en la construcción del nuevo y ambicioso aeropuerto anunciado por el presidente, Enrique Peña Nieto. Un proyecto que ya ha despertado las quejas de las comunidades cercanas a Texoco, donde se planea levantar el aeródromo.

A pocos días de conocerse que México construirá un nuevo aeropuerto, diseñado por el prestigioso arquitecto Norman Foster, la prensa local da por sentado que las citadas compañías, todas ellas en la Bolsa Mexicana del Mercado de Valores, son las que más posibilidades tienen.

Sin embargo, debido a la envergadura del proyecto, una de las mayores obras realizadas en el país, no tendrán más remedio que unirse, e incluso contar con ‘apoyo’ de empresas extranjeras.

“Creo que sí habrá la opción de que varias compañías participen, porque una obra de este tamaño no se había realizado en el país; también podríamos ver algunas compañías internacionales que hayan participado en este tipo de obras para apoyar en su desarrollo”, ha apuntado el analista Marco Medina, de Grupo Financiero BX+, al portal mexicanoDinero en Imagen, del Grupo Imagen.

Empiezan ahora las primeras negociaciones y movimientos asumir una parte del ‘pastel’ en una obra sin precedentes en el país centroamericano.

Mientras tanto, surgen las primeras protestas en Texoco, el lugar donde se va a construir el aeropuerto. Más de 100 campesinos de comunidades cercanas protestaron con machetes frente a las oficinas del Tribunal Superior Agrario, según informa CNN México, pues consideran que este ‘megaproyecto’ es perjudicial para sus actividades productivas.

Se reviven así las protestas con las que se opusieron a la terminal planeada durante el mandato de Vicente Fox, que fue finalmente cancelada en la misma zona en 2002.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA