Las alternativas de Latinoamérica para hacer frente a la crisis del petróleo

Plataforma de extracción de petróleo

Las energías renovables, según los expertos, serían factibles en la zona si contasen con el apoyo de los gobiernos y con el respaldo de los inversores internacionales. La crisis del precio del petróleo ha castigado duramente a las economías latinoamericanas dependientes de su exportación. Venezuela, México o Colombia son algunas de ellas y es necesario que busquen alternativas para evitar que su Producto Interior Bruto (PIB) se resienta.

Los expertos en temas energéticos consideran que existen alternativas, tanto de exportación como dentro del propio sector para que la caída en los precios no sea tan notoria en las economías latinoamericanas. En declaraciones a ElBoletin.com Gonzalo Escribano, director del programa de Energía del Real Instituto Elcano ha asegurado que entre los ajustes a corto plazo habría que reconducir el gasto del sector petrolero, por ejemplo, eliminando subsidios energéticos, o liberalizando recursos a la exportación.

Por su parte, Mariano Lamothe, gerente de Análisis Económico de ABECEB, ha considerado que los países latinoamericanos no cuentan con demasiadas opciones alternativas para hacer frente a la caída del crudo si no fueron previsores en los ciclos con precios elevados. Según él, el mejor modo hubiera sido crear fondos de compensación a la par que haber revisado su política cambiaria o haber llevado a cabo ajustes internos y de endeudamiento.

A su modo de ver, a excepción de Venezuela, que depende en gran medida del petróleo, las exportaciones están relativamente diversificadas en Latinoamérica. Aunque existe un problema, y es que todos los productos que se venden al exterior dependen de materias primas minerales y agropecuarias, también de capa caída en el subcontinente. De ahí que se muestre pesimista al considerar que en el corto plazo existen pocas opciones pues había que cambiar las estructuras productivas y apostar por sectores diferentes.

George Morgan, profesor afiliado de ESCP Europe en Negocios Internacionales, Contabilidad y Finanzas Internacionales, ha señalado que sus opciones frente a las crisis del petróleo son diversificar las exportaciones, impulsar programas de empleo con mayores salarios, crear (directamente) nuevas políticas de empleo o impulsar el turismo internacional.

Los tres analistas coinciden en que existen alternativas energéticas diferentes para cada país, como era de esperar, aunque insisten en que prácticamente todo el subcontienente tiene la posibilidad de apostar por las fuentes de energía renovables. Lamothe, por ejemplo, ha señalado que es la tecnología la que marca los tiempos. Además, desde su punto de vista, estas energías necesitan una promoción regulatoria desde el Estado con el objetivo de diversificar las matrices energéticas. Lo que se hace complicado a medida que el precio del petróleo se reduce. Ha considerado que una de las energías que más dará qué hablar en la zona estos años serán los paneles solares.

Mientras que Escribano ha subrayado la necesidad de aplicar modelos regulatorios que fomenten tecnologías que tengan capacidad de competir con los combustibles fósiles. En países como Brasil o Chile, ha considerado, las subastas internas ya permiten a algunas renovables competir en precio con el gas y el carbón. Aunque aún queda mucho por hacer.

En el caso de Morgan, ha señalado que la diversificación energética es factible en la zona, sobre todo si se cuenta con el apoyo de los inversores extranjeros, que pueden abrir sus empresas especializadas en energía renovable y así competir con los altos precios de la electricidad en América Latina.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA