La UE saluda con entusiasmo el tratado de libre comercio con EEUU

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha presentado junto a Hermann Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo en funciones, el lanzamiento de las negociaciones para formar una zona de libre comercio y un acuerdo sobre inversiones con EEUU, tal y como propuso anoche Barack Obama. Los líderes europeos parecían muy contentos. El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha presentado junto a Hermann Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo en funciones, el lanzamiento de las negociaciones para formar una zona de libre comercio y un acuerdo sobre inversiones con EEUU, tal y como propuso anoche Barack Obama. Los líderes europeos parecían muy contentos.

«Un futuro acuerdo entre los dos mayores poderes económicos del mundo será un punto de inflexión y un fuerte estímulo para las dos economías», afirmó Barroso, quien además subrayó que el acuerdo es «ambicioso» y aumentará el crecimiento de la UE un 0,5% anual. El inicio de las negociaciones será, previsiblemente, a finales de junio, antes de que termine la presidencia irlandesa de turno de la UE, avanzó Barroso, mientras que el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, precisó durante una rueda de prensa que «lo ideal sería que estén terminadas en dos años».

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, se ha pronunciado a través de un portavoz tras conocer la noticia. Esta persona ha explicado que Berlín «saluda el apoyo del presidente Obama para un tratado de libre comercio». «Puede traer crecimiento y empleo a ambos lados del Atlántico». Alemania era uno de los países más favorables a la creación de una zona de libre comercio porque considera que de este modo su ritmo de exportaciones crecerá. Otro país favorable es el Reino Unido. Francia, algo más escéptica, no se ha opuesto sin embargo a la propuesta de Washington.

La UE y EEUU, que llevan años preparando el lanzamiento oficial de estas discusiones, tienen ya la que se considera la relación económica más integrada del mundo, con un comercio de bienes y servicios cercano al billón de dólares y con inversiones que superan los 2 billones de dólares. De hecho, fueron Merkel y David Cameron, el premier inglés, quienes comenzaron a presionar la semana pasada para que comenzasen ya las negociaciones.

Según los datos que maneja la Cámara de Comercio estadounidense (que es el equivalente a la CEOE española), el tratado de libre comercio provocaría un aumento del PIB menor a los 70.000 millones de euros a cada lado del Atlántico en cinco años. Esto supone, tal y como explica Pablo Pardo, el corresponsal de El Mundo en Washington, en torno al 1% del PIB de cada uno de los dos firmantes. Además, los aranceles trasatlánticos son ya muy bajos, del 3% del valor de los intercambios (que en 2012 alcanzaron los 585.000 millones de euros), por lo que recortarlos o incluso eliminarlos no debería ser una tarea hercúlea.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA