La revuelta de Libia hace tambalearse a las Bolsas latinoamericanas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La debilidad que venían mostrando las Bolsas latinoamericanas en el inicio de 2011, se ha visto golpeada en las últimas semanas por la crisis política en los países árabes. Eso al menos consideran los analistas consultados por Americaeconomica.com, que ven en las caídas de los parquets de Brasil, México, Argentina y Chile un ejemplo de ello. El alza de precios del petróleo, así como los resultados de los mercados de países desarrollados siguen empujando, al cierre de esta edición, a los indicadores bursátiles de América Latina hacia abajo. No en vano, la petrolera española Repsol ha anunciado la salida de sus trabajadores de Libia y la italiana ENI ha sufrido fuertes perdidas en la Bolsa a causa de su exposición en el país de Gadafi. La debilidad que venían mostrando las Bolsas latinoamericanas en el inicio de 2011, se ha visto golpeada en las últimas semanas por la crisis política en los países árabes. Eso al menos consideran los analistas consultados por Americaeconomica.com, que ven en las caídas de los parquets de Brasil, México, Argentina y Chile un ejemplo de ello. El alza de precios del petróleo, así como los resultados de los mercados de países desarrollados siguen empujando, al cierre de esta edición, a los indicadores bursátiles de América Latina hacia abajo. No en vano, la petrolera española Repsol ha anunciado la salida de sus trabajadores de Libia y la italiana ENI ha sufrido fuertes perdidas en la Bolsa a causa de su exposición en el país de Gadafi.

Lo cierto es que la crisis en los países árabes, que ya ha hecho caer a los gobiernos de Túnez y Egipto y que podría provocar situaciones similares en Libia, Yemen y Bahréin, importantes exportadores de gas y petróleo, ha venido a sumarse a la debilidad de los mercados latinoamericanos a inicios de este 2011.

Claudio González, analista de la chilena Tanner Corredores, en declaraciones a este medio, argumenta esta debilidad en dos cuestiones. “Los mercados emergentes venían sufriendo porque las tasas de inflación a inicios de año están siendo más altas de los esperado y por el aumento del costo de la energía”. Este último motivo se ha visto amplificado a causa del aumento del precio del petróleo, que a raíz de la incertidumbre en los países árabes esta sufriendo fluctuaciones en su precio de hasta 8 dólares, siempre por encima de los 100 dólares el barril de Brent.

Pero lo sucedido la pasada semana y al inicio de esta, con una caída acumulada, en el caso de Chile, del 2,9%, tiene su motivación principal en el arrastre que los mercados desarrollados ejercen sobre los emergentes. Eso al menos considera González, que añade que “el hecho de que las tasas de interés en América Latina tiendan a incrementarse, rebaja las ganancias”.

Otros analistas consideran que la economía de EEUU está mostrando una mejora desde el inicio del año y parte del dinero que antes recaía en nuestras Bolsas se marcha para allá. Lo cierto es que, sea coyuntural, con la crisis política en el mundo árabe y el alza del petróleo, o responda a un contexto que puede alargarse en el tiempo, el que incluye altas tasas de inflación, alza en las tasas de interés y mejoría en los mercados desarrollados, al cierre de esta edición las Bolsas latinoamericanas, a excepción de la brasileña, continúan acumulando caídas.

El barril de crudo aumentó su precio tras el anuncio de que varias petroleras como Repsol abandonaban temporalmente Libia, el tercer productor petrolero de África. Arabia Saudí, que busca evitar por todos los medios que las revueltas traspasen sus fronteras, se ha comprometido a elevar su producción para compensar cualquier caída en la producción global de crudo para evitar situaciones como en la Guerra del Golfo. Sin embargo, los inversores desconfían de la falta de concreción de este anuncio y de unos precios un 24% más caros que hace un año, con el barril Texas un 2,57% arriba hoy hasta los 97,90 dólares.

Frente a estos temores en lo que se refiere a la escasez de fuentes energéticas en Europa, se relaja la tensión por tercer día consecutivo sobre las materias primas. Si antes del estallido de las revueltas, el acopio llevado a cabo por estos países hacía escalar los precios del trigo o la soja, ahora las revueltas hacen pensar en que África y Oriente Medio, que representan el 32% de la demanda global de ‘soft commodities’, bajen su consumo de estas materias en el medio plazo. El celemín de trigo ha caído ya casi un 6% a los precios más bajos desde 2008. El maíz, por su parte, se cotiza un 6,7% más barato que hace tres días.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA