La presión de Slim ‘tumba’ el impuesto a Internet en México

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las presiones del magnate mexicano Carlos Slim han provocado que el Congreso mexicano rechazara el impuesto para gravar el uso de Internet con un 3% dentro del paquete fiscal para 2010. Además, el que es considerado como uno de los hombres más ricos del mundo, ha conseguido que se haya unido a esta cruzada, Twitter, donde los ciudadanos han expresado su repulsa a esta decisión del Gobierno de México. Las presiones del magnate mexicano Carlos Slim han provocado que el Congreso mexicano rechazara el impuesto para gravar el uso de Internet con un 3% dentro del paquete fiscal para 2010. Además, el que es considerado como uno de los hombres más ricos del mundo, ha conseguido que se haya unido a esta cruzada, Twitter, donde los ciudadanos han expresado su repulsa a esta decisión del Gobierno de México.

De hecho, desde la BBC han asegurado que los legisladores han reconocido que el movimiento contrario a este impuesto que ha surgido en la red de microblogging bajo la etiqueta #Internet Necesario ha sido la principal causa para dar marcha atrás.

Las presiones de Slim, que además, han provocado las protestas de los mexicanos en Twitter se iniciaron tras la aprobación de la Cámara de Diputados de México de un impuesto especial del 3% para gravar las telecomunicaciones.

El amplio rechazo en la Red ha posibilitado que días después, en una sesión intensa, la Cámara Baja ratificara el nuevo impuesto sobre algunos servicios de telecomunicaciones, pero excluyendo internet, como había aprobado la Cámara Alta.

Teléfonos de México (Telmex), propiedad de Slim, indicó que aplicar más y nuevos impuestos a las telecomunicaciones, en medio de una recesión, redundará en un deterioro aún mayor de la economía y de la adopción de servicios como Internet, que es hoy la fuente principal del conocimiento, en contraste con los libros que no pagan impuestos.

El director de finanzas de la Telmex, Adolfo Cerezo, aseguró que ante este eventual incremento impositivo asociado a la incertidumbre jurídica que prevalece en el país, la empresa podría hacer una revisión sobre las inversiones que ejercerá en el 2010 en México.

Telmex es la única empresa que está sujeta a una regulación tarifaría por la cual la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) fija cada cuatro años los niveles mínimos y máximo a los que puede ofrecer sus servicios.

Ante esto, y con la aplicación del IEPS del 3% se generó la duda sobre si esta regulación impide a Telmex transferir dicho impuesto a las tarifas que pagan los clientes, dado que esto implicaría un aumento en los precios.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA