La filial mexicana de Caja Madrid complica la fusión con Bancaja

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La delicada situación financiera de Su Casita, la filial mexicana de Caja Madrid, ha ensombrecido la fusión de la entidad que ahora preside el ex director gerente del FMI Rodrigo Rato con la valenciana Bancaja y otras cinco cajas de ahorro españolas de menor tamaño, cuyas asambleas debaten hoy la aprobación del Sistema Institucional de Protección (SIP) que dará lugar a la tercera entidad financiera de España con unos activos medios de 436.000 millones de dólares (340.000 millones de euros). La delicada situación financiera de Su Casita, la filial mexicana de Caja Madrid, ha ensombrecido la fusión de la entidad que ahora preside el ex director gerente del FMI Rodrigo Rato con la valenciana Bancaja y otras cinco cajas de ahorro españolas de menor tamaño, cuyas asambleas debaten hoy la aprobación del Sistema Institucional de Protección (SIP) que dará lugar a la tercera entidad financiera de España con unos activos medios de 436.000 millones de dólares (340.000 millones de euros).

Moody’s ha recortado el rating de la sociedad hipotecaria mexicana hasta Caa2 desde B2 después de que BBVA Bancomer y Su Casita hayan roto las negociaciones para una posible “operación estratégica”. La agencia de calificación afirma que la sofol (sociedad financiera de objeto limitado), sólo cuenta con fondos suficientes para atender a sus compromisos financieros hasta el primer trimestre del año que viene, fecha a partir de la que tendrá un déficit de liquidez, lo que podría propiciar un recorte de varios escalones en su calificación crediticia.

La agencia estadounidense recuerda que Su Casita tiene un acceso limitado a las fuentes externas de capital, por lo que no descarta que reciba ayudas públicas a través de la Sociedad Hipotecaria Federal de México.

Caja Madrid, que posee un 40% del capital de Su Casita, y los socios locales, que gestionan la sofol siguen buscando alternativas para esta hipotecaria tras la ruptura de las negociaciones con la filial del BBVA, que no pudieron alcanzar un acuerdo sobre el precio. La compañía mexicana tuvo que suspender la concesión de créditos por problemas de liquidez, aunque en el segundo trimestre retomó la actividad con normalidad.

Caja Madrid ha reconocido su interés en vender la participación que ostenta en esta entidad, que generaría recursos para la caja, pero de momento no se ha alcanzado ningún acuerdo en este sentido. En su último informe anual, la caja que preside Rodrigo Rato admite que “las mayores dificultades de las sociedades hipotecarias para acceder a financiación han condicionado la evolución del Grupo Su Casita”. La filial anotó al cierre del pasado ejercicio unas pérdidas de 154,6 millones de pesos (9,33 millones de euros). Casi la misma sangría que el año precedente.

El pasado 29 de abril, los accionistas de Su Casita aprobaron inyectar30 millones de dólares (23 millones de euros) a la sociedad. Las cosas no mejoran. Al cierre del primer semestre perdió 53 millones de dólares (41,9 millones de euros), el doble que un año atrás.

Las asambleas de SIP de Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caja de Ávila, Caja Rioja, Caja Segovia y Caixa Laietana votan esta tarde su fusión fría (al cierre de esta edición aún se desconocía el resultado). Los sindicatos aseguran que ha habido avances en la negociación laboral, con una serie de garantías y condiciones básicas que las cajas se comprometen a respetar.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA