La devaluación de Chávez golpea a Avón y Colgate-Palmolive

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La precariedad de la economía venezolana ha producido que el canje fijo con el dólar que estableció Hugo Chávez hace cinco años haya tenido que cambiarse, empeorando la situación de las multinacionales afincadas en el país latinoamericano como Colgate Palmolive y Avon Products. Una inflación del 29% y una recesión de carácter severo han sido los componentes que han llevado a esta situación. La precariedad de la economía venezolana ha producido que el canje fijo con el dólar que estableció Hugo Chávez hace cinco años haya tenido que cambiarse, empeorando la situación de las multinacionales afincadas en el país latinoamericano como Colgate Palmolive y Avon Products. Una inflación del 29% y una recesión de carácter severo han sido los componentes que han llevado a esta situación.

Algunos expertos citados por el portal Dow Jones mencionan a la multinacional norteamericana Colgate Palmolive, que tras una fuerte inversión en el país latinoamericano, ahora perderá, con el nuevo tipo de cambio dual -4,3 bolívares por dólar para la mayoría de actividades- buena parte de los ingresos cosechados. Otra de las empresas estadounidenses más afectadas sería Avon Products.

Actualmente en Venezuela van a coexistir dos tipos de cambio. El primero de ellos, de 2,6 bolívares por dólar, se reserva para las importaciones del sector público y suministros básicos. Mientras, el canje de 4,3 bolívares por dólar ya mencionado se aplicará al resto de las actividades, que afectan directamente a las multinacionales. Colgate Palmolive recibe el 6% de sus ingresos de Venezuela. En cualquier caso, para la mayoría de multinacionales, Venezuela supone sólo una pequeña parte de sus inversiones en el extranjero. Además, la devaluación se veía venir, según los expertos que cita el portal anglosajón, por lo tanto tampoco ha sido tan sorprendente esta consecuencia.

La inversión española bruta acumulada asciende a 2.650 millones de euros, según los últimos datos proporcionados por la Secretaría de Estado de Comercio, pero cada compañía se mueve en un ámbito distinto de negocio. Las empresas energéticas españolas Repsol e Iberdrola dijeron, por ejemplo, que no se verán afectadas por la devaluación del bolívar.

La petrolera declaró que esa medida tendrá un impacto “inapreciable” en sus cuentas porque contabiliza en dólares la mayor parte de sus ingresos en Venezuela. Se podría argumentar que Repsol ha aprendido de la experiencia, ya que, tras años de permanencia en el país, y en plena etapa de ajuste de reservas, la compañía tuvo que adecuarse a la nueva exigencia constitucional que impuso a las sociedades privadas establecer alianzas con la pública Pdvsa para constituir empresas mixtas con una posición minoritaria. Desde entonces, la compañía y el Gobierno venezolano han mantenido una relación cordial.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA