La Cumbre de Lisboa, sin una postura común sobre Honduras

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países latinoamericanos no han conseguido consensuar un texto conjunto sobre la crisis de Honduras. Ante la falta de acuerdo de los líderes, se ha rebajado la declaración final recogida en un comunicado, elaborado por la Presidencia portuguesa y aceptado por todos. Los jefes de Estado y de Gobierno de los países latinoamericanos no han conseguido consensuar un texto conjunto sobre la crisis de Honduras. Ante la falta de acuerdo de los líderes, se ha rebajado la declaración final recogida en un comunicado, elaborado por la Presidencia portuguesa y aceptado por todos.

Según el comunicado, los jefes de Estado y Gobierno “han analizado la situación en la República de Honduras incluyendo la celebración de elecciones el día 29 de noviembre y han tenido posibilidad de recibir informaciones y conocer la lectura de la situación hecha por Gobierno de Honduras”.

Los dirigentes reiteran la condena del golpe de Estado y “consideran que la restitución del presidente Zelaya hasta completar su periodo constitucional (27 de enero) es un paso fundamental para el retorno a la normalidad constitucional”. Además, piden que cese el hostigamiento a la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

Además, hoy se conocia la noticia de que el principal asesor del presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya Rosales, Carlos Eduardo Reina, abandonaba la embajada de Brasil. Su salida fue coordinada con el fiscal de derechos humanos, del Ministerio Público, Alejandro Hidalgo.

Reina salió de la sede diplomática en donde se mantenía refugiado desde el 21 de septiembre junto a otros partidarios del ex mandatario. El asesor de Zelaya anunció que dará una conferencia de prensa desde un hotel capitalino, para dar a conocer las razones que lo llevaron a salir de la embajada, en la que aún quedan unas 20 personas acompañando al ex mandatario.

El presidente brasileño, Luiz Inázio Lula da Silva, abandonó la Cumbre y lo ha hecho asegurando tajantemente que no reconocerá las elecciones en Honduras, después de que un asesor diera a entender una cierta flexibilidad por parte del mandatario a modificar su posición respecto a los comicios que dieron la victoria al conservador Porfirio Lobo.

Lula subrayó que Honduras no era el tema de debate en esta cumbre, aunque lo cierto es que ha copado la atención de todos los medios, y según aseguró el mandatario si lo hubiera sido, «no habría venido».

En este mismo sentido la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, manifestó su aspiración a que para la XX Cumbre Iberoamericana, que tendrá lugar dentro de un año en Mar de Plata, Argentina, “podamos decir que realmente ha retornado la democracia a todos y cada uno de los países del continente”.

Además, la mandataria argentina sugirió al secretario general de la cumbre, Enrique Iglesias, que en este tipo de encuentros se abra un capítulo dedicado a la política internacional global y regional, en cuestiones que aunque parezcan tener otros protagonistas y otras regiones, de algún modo influyen en las vidas, seguridad y desarrollo de la política internacional.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA