La crisis financiera europea llega a América Latina

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los mercados latinoamericanos se han visto golpeados por la crisis financiera de los países de la zona euro, según algunos analistas consultados por Dow Jones. Los expertos señalan la reciente depreciación de algunas de las monedas de la región, así como de sus materias primas y varios de sus valores bursátiles, como una señal de que los inversores están vendiendo activos de América Latina considerados de riesgo. Los mercados latinoamericanos se han visto golpeados por la crisis financiera de los países de la zona euro, según algunos analistas consultados por Dow Jones. Los expertos señalan la reciente depreciación de algunas de las monedas de la región, así como de sus materias primas y varios de sus valores bursátiles, como una señal de que los inversores están vendiendo activos de América Latina considerados de riesgo.

Esto ocurre a pesar de que varias de las economías latinas han registrado recientemente cifras positivas y, hasta hace poco tiempo, no las había afectado la crisis financiera internacional que estalló durante el pasado año 2007.

Por el contrario, varios analistas han señalado recientemente que, durante los últimos años, los mercados habían mostrado confianza hacia los países emergentes del continente debido a que no se encontraban activos tóxicos como los que desencadenaron el descalabro financiero en 2007.

Sin embargo, la reciente bancarrota de Grecia y su contagio hacia el resto de los países que utilizan la moneda común europea ha ocasionado que varios inversores vuelvan a recurrir a los activos en dólares y a los bonos del Tesoro de EEUU como una manera de proteger su dinero de los riesgos.

Gran parte de estos capitales estaban invertidos en mercados emergentes que hasta hace poco se consideraban seguros, entre los que figuraban los latinoamericanos.

Además, la economía estadounidense ha recuperado parte del atractivo que tenía para los inversores, debido a que durante los últimos meses ha experimentado una ligera recuperación.

Algunos expertos han señalado que hasta hace algunos meses, esta mejoría había impulsado el crecimiento de las economías emergentes del continente, ya que el incremento del consumo en EEUU motivó la importación de productos provenientes de América Latina. Además, México se había visto particularmente beneficiado por su exposición a los mercados de su vecino del norte.

Durante los últimos días, tanto el real brasileño como el peso mexicano han experimentado depreciaciones. La primera de ellas ha alcanzado su valor más bajo con respecto al dólar en nueve meses, mientras que la segunda ha llegado a su precio relativo más bajo desde febrero.

El índice de varias de las bolsas latinas ha caído. Así, el Ipsa chileno ha bajado un 1% y el Bovespa de Brasil ha disminuido un 3%. Entre tanto, el índice de los Depositarios Americanos en los Mercados Emergentes del Bank of New York Mellon cedió un 3,8%, lo que constituye su caída más pronunciada desde septiembre de 2009.

No obstante, el director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, Nicolás Eyzaguirre, ha declarado que la región apenas ha sufrido un “impacto moderado”, y que el riesgo que corre de un “recalentamiento” causado por el excesivo gasto público de sus países es menor.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA