La Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas no logra frenar la escalada armamentística

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, celebrada esta semana en Bolivia, no ha deparado nada de lo que se podía esperar. Pese a que se especulaba con acuerdos relativos a transparencia en el gasto en armamentos, lo cierto es que la Cumbre, como foro de discusión y no de acuerdos, ha estado marcada por la críticas del presidente boliviano, Evo Morales, a los EEUU. Mientras tanto, el gasto en armas continúa en aumento dentro de los países de la región. La Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, celebrada esta semana en Bolivia, no ha deparado nada de lo que se podía esperar. Pese a que se especulaba con acuerdos relativos a transparencia en el gasto en armamentos, lo cierto es que la Cumbre, como foro de discusión y no de acuerdos, ha estado marcada por la críticas del presidente boliviano, Evo Morales, a los EEUU. Mientras tanto, el gasto en armas continúa en aumento dentro de los países de la región.

Según el ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, la IX Conferencia de Ministros de Defensa tenía 3 objetivos claros, mantener la región como una zona de paz; lograr la equidad de género e interculturalidad en las Fuerzas Armadas, y diseñar un plan de gestión de riesgos y desastres naturales. Sin embargo, entre las cuestiones más importantes, se esperaba una suerte de discusiones en relación a la reducción del gasto militar y a la transparencia en los presupuestos para este gasto por parte de los países.

Poco de esto se ha materializado. Lo cierto es que esta Conferencia había sido planteada como un marco de discusión en el que no se firmarían acuerdos concretos. Bajo esta perspectiva, se ha logrado el objetivo. Sin firmas de convenios, la bronca del presidente boliviano Evo Morales, anfitrión de la cita, a EEUU, ha terminado siendo el foco de los titulares en los diarios mundiales.

Por el contrario, el gasto militar en la región se ha disparado. Cuando se esperaba una rebaja del mismo en un contexto de crisis económica mundial, todos los países de importancia, excepto curiosamente Venezuela, ampliaron su gasto militar en 2009. Solo América Latina, excluyendo a EEUU, el mayor consumidor y productor de armas del mundo, la inversión total en la materia sumó 34.000 millones de dólares (25.000 millones de euros), sobre todo por las compras de armamento.

Brasil incrementó su gasto militar un 16% con respecto a 2008. Le siguen Colombia, con unos 10.000 millones de dólares (7,478 millones de euros), un 11% más y Chile, con unos 5.000 millones de dólares (3.739 millones de euros), pese a una baja del 5%. México se ubicó en cuarto lugar con 5.490 millones de dólares (4.105 millones de euros), un 11% más, debido fundamentalmente a la lucha contra el narcotráfico y las bandas criminales. Curiosamente, pese a las duras criticas que recibe el Gobierno de Venezuela por su escalada armamentística, rebajo su gasto de los 4.329 millones de dólares (3.237 millones de euros) en 2008 a los 3.254 millones (2.433 millones de euros) en 2009.

Estados Unidos sigue a la cabeza en el mundo, con un gasto de 661.000 millones de dólares (494.350 millones de euros), un 43% del total mundial, motivado por la guerra en Afganistán, donde por primera vez se está invirtiendo más dinero que en Irak.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA