La aportación de México a los resultados de Citi confirma el ascenso de Medina Mora en el banco estadounidense

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La buena marcha del negocio de Citigroup en Latinoamérica durante el último trimestre de 2009 han amortiguado las pérdidas del banco, que ascendieron a 7.600 millones de dólares (33 centavos por acción), como consecuencia de la devolución de las ayudas públicas. De esta forma el grupo estadounidense ha querido confirmar el imparable ascenso del mexicano Manuel Medina-Mora y le ha premiado con la dirección al frente de la Banca de Consumo para las Américas, así como presidente del Consejo Global de la Banca de Consumo. La buena marcha del negocio de Citigroup en Latinoamérica durante el último trimestre de 2009 han amortiguado las pérdidas del banco, que ascendieron a 7.600 millones de dólares (33 centavos por acción), como consecuencia de la devolución de las ayudas públicas. De esta forma el grupo estadounidense ha querido confirmar el imparable ascenso del mexicano Manuel Medina-Mora y le ha premiado con la dirección al frente de la Banca de Consumo para las Américas, así como presidente del Consejo Global de la Banca de Consumo.

Medina-Mora continuará al frente de las operaciones del banco estadounidense en Latinoamérica y en México como presidente y director General de Citi en esta región, y además como director General de Grupo Financiero Banamex. En su nueva función, el mexicano estará a cargo de la red de sucursales bancarias de Citi en toda América, el negocio de tarjetas y la banca empresarial en el continente.

Como presidente del Consejo Global de la Banca de Consumo de Citi, recientemente formada, también será responsable de la estrategia de consumo global de esta compañía, conjuntamente y en estrecha colaboración con todos los directores regionales del banco estadounidense.

Pese a que las pérdidas de Citi han sido inferiores a las registradas en el mismo periodo de 2008 (8.290 millones), los resultados han sido peor de lo esperado por el mercado, que esperaba unas pérdidas de 30 centavos de dólar por título, lo que justifica que el banco perdiera más de un 1% en el arranque de la sesión de Wall Street, mientras que el Dow Jones se anotaba unas ganancias del 0,5%.

La cifra de negocio del banco, controlado en un 27% por el Tesoro de EEUU, alcanzó los 11.500 millones de dólares. Si se excluye la devolución de los fondos del TARP, el beneficio habría alcanzado 1.400 millones de dólares.

Por sectores, los ingresos de la banca minorista registraron un incremento del 1% hasta los 5.700 millones. El 33% de esta facturación provino de Latinoamérica, donde la cifra de negocios ascendió a 1.900 millones, por encima de los 1.800 millones del trimestre anterior, como consecuencia del aumento de los depósitos, el negocio de las tarjetas y el positivo impacto del cambio de divisas.

Además de devolver al Estado 10.100 millones de dólares, Citi se enfrenta ahora al pago del nuevo impuesto al sector financiero que prepara la Casa Blanca. El banco podría tener que pagar una tasa anual de 1.700 millones de dólares, según afirma Bloomberg, frente a los 1.400 millones que abonaría JP Morgan y los 1.200 millones de Bank of America.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA