Jornada de conmoción en las empresas propietarias de las Bolsas internacionales

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

NYSE Euronext y Deutsche Boerse han sido suspendidas de negociación en sus respectivos mercados ante rumores de una posible fusión entre ambas bolsas para reducir costes. Este movimiento se produce el mismo día en el que London Stock Exchange ha aceptado comprar al operador del parqué de Toronto (TMX) en una operación valorada en 3.200 millones de dólares (2.345 millones de euros) y que permitirá crear el séptimo mayor grupo bursátil del mundo. NYSE Euronext y Deutsche Boerse han sido suspendidas de negociación en sus respectivos mercados ante rumores de una posible fusión entre ambas bolsas para reducir costes. Este movimiento se produce el mismo día en el que London Stock Exchange ha aceptado comprar al operador del parqué de Toronto (TMX) en una operación valorada en 3.200 millones de dólares (2.345 millones de euros) y que permitirá crear el séptimo mayor grupo bursátil del mundo.

El momento de la suspensión, el valor de las acciones de NYSE repuntaba un 5%, mientras que la gestora de la Bolsa alemana subía un 2%.

En las últimas semanas había vuelto a cobrar fuerza el ‘tradicional’ rumor que apuntaba a que Deutsche Boerse estaba interesada en Bolsas y Mercados Españoles (BME). De hecho, en el momento de la suspensión de la compañía germana, los títulos de el grupo que preside Antonio Zoido llegaron a dispararse un 4,5%. Sin embargo, la suspensión de NYSE sacó de escena a BME y sus acciones se movían planas minutos antes de cierre.

En este escenario, por el momento la única operación concretada es la de LSE y TMX. La Bolsa de Londres busca expandirse en el extranjero para mantener así su competitividad como uno de los principales mercados bursátiles. Para conseguirlo ha optado por utilizar dos carriles; el primero consiste en fusionarse con otros operadores, y el segundo pretende atraer a compañías extranjeras -principalmente ubicadas en los mercados emergentes de Latinoamérica y Asia- a la capital británica.

El grupo resultante de la fusión entre LSE y TMX tendrá su sede dividida entre Londres y Toronto. Además, se convertiría en la Bolsa de Valores más grande del mundo vinculada al área de la minería. En el LSE cotizan Río Tinto y Xstrata, entre otras grandes compañías mineras. El grupo tendría un valor combinado de alrededor de 8.800 millones de dólares.

“Nuestro reto es mantener la competitividad de Londres como mercado en el panorama internacional. Aunque la competición [con otros índices] se complica cada vez más”, ha explicado Tracey Pierce, directora de mercados de capital de LSE, a Dow Jones.

Por este motivo el equipo de Pierce ha crecido. Ya son 50 las personas encargadas de detectar y fichar compañías en el extranjero para que coticen en Londres. “Tenemos que ser muy activos con nuestras operaciones en el exterior para no sólo convencer a una serie de empresas sobre el atractivo de LSE, sino también para apoyarles durante todo el proceso hasta que salgan al mercado”, explicó la directora.

El acuerdo entre los operadores de los parqués de Reino Unido y Canadá llega en un momento en que los movimientos de fusión parecen alcanzar un punto álgido entre las empresas de este sector. Hace sólo una semana los dos principales operadores del mercado ruso, Micex Group y RTS, anunciasen sus planes de fusión a través de una oferta pública en Moscú en el segundo semestre de 2012.

Otros dos anuncios de fusiones en este sector se han producido también en los últimos meses. El primero tuvo lugar el pasado octubre cuando el operador de la Bolsa de Singapur anunció una oferta de por unos 6.068 millones de euros por ASX, el gestor del mercado bursátil australiano.

Dos meses después, a finales de diciembre, la plataforma BATS Global Markets con sede en Kansas reconoció haber entablado conversaciones con la operadora paneuropea Chi-X para su adquisición.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA