Joan Colomo

Joan Colomo
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email
Compartir en Meneame

Algunos supervivientes aún lo recuerdan. Un Franco agonizante primero y recién muerto después, una democracia incipiente y un estallido de libertad que cambió para siempre el pop español. Esta es la época que evoca en su último vídeo ‘Enmienda a la totalidad’ el artista catalán Joan Colomo. Algunos supervivientes aún lo recuerdan. Un Franco agonizante primero y recién muerto después, una democracia incipiente y un estallido de libertad inesperada que cambió para siempre el pop español. Esta es, a grandes rasgos, la época que evoca en su último vídeo ‘Enmienda a la totalidad’ el artista catalán Joan Colomo.

Valerio Lazarov, el Ballet Zoom, la Costa Brava, Pajares y Esteso y los primeros desnudos de Interviú. También los pantalones campana, Benidorm, el turismo y las primeras macrodiscotecas. Así fue, según las crónicas costumbristas, poco más o menos aquella burbujeante década de los setenta del pasado siglo en la que todo estaba por inventar.

Pero también estaban Pau Riba, Triana, Lole Manuel, Sisa, Camarón y Paco de Lucía, las Grecas, los Chichos, los Corbos, los Chunguitos, Peret y el Canet Rock y uno tales Loquillo Y Sabino Méndez peinaban sus primeros tupés. Y en Cataluña, la Dharma, Zeleste, Gato Peret y el fantástico desmadre sonoro y social promovido por Sardineta.

Un montón de tesoros que descubrir, o reivindicar, y un verdadero festín de estéticas pasadas de rosca que Colomo rescata con gusto y respeto en un video clip que va mucho más allá que la mirada humorística e irónica que un día lanzó El Chaval de la Peca sobre este mismo material para devolver a las listas algunas de las canciones emblemáticas de la época.

El tema que le sirve a Colomo para introducirse en esta entrañable estética visual está incluido en ‘Sistema’ el quinto disco en solitario de este cantautor curtido en proyectos paralelos como los ruidosos como Zeidun o el folk-rock galáctico de La Celula Durmiente. Un tipo activo con cierta capacidad para atreverse a cambiar de registro cuando le apetece.

Y ahora Colomo, según sus declaraciones en las entrevistas promocionales, milita en las filas de la canción protesta. Eso sí, contemporánea y sazonada con ironía y humor, como corresponde a unos tiempos más desencantados que proclives al nacimiento de nuevas ilusiones. Y la verdad es que lo hace bien. O eso me parece a mí.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA