El triunfalismo económico, un peligro para Latinoamérica según los expertos

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

En los últimos tiempos, algunas voces, como las del FMI o el Banco Mundial, alertan de un posible sobrecalentamiento de las economías sudamericanas. Y en esa dirección va el informe de la Brookings Institution “Perspectivas Económicas de Latinoamérica” –presentado esta mañana en Madrid por expertos de la talla del analista argentino Eduardo Levy-Yeyati, de Alejandro Werner, ex subsecretario de Hacienda del Gobierno mexicano, o de Carlos Solchaga, ex ministro de Economía español–, que lanza una llamada a la prudencia para todos los países sudamericanos, que no estarían aprovechando los beneficios del crecimiento para asegurar su desarrollo en el futuro. En los últimos tiempos, algunas voces, como las del FMI o el Banco Mundial, alertan de un posible sobrecalentamiento de las economías sudamericanas. Y en esa dirección va el informe de la Brookings Institution “Perspectivas Económicas de Latinoamérica” –presentado esta mañana en Madrid por expertos de la talla del analista argentino Eduardo Levy-Yeyati, de Alejandro Werner, ex subsecretario de Hacienda del Gobierno mexicano, o de Carlos Solchaga, ex ministro de Economía español–, que lanza una llamada a la prudencia para todos los países sudamericanos, que no estarían aprovechando los beneficios del crecimiento para asegurar su desarrollo en el futuro.

Solchaga se ha mostrado preocupado por la volatilidad de los tipos de cambio, aunque ha apuntado que «Latinoamerica no es ni la causa ni el escenario de la crisis, sino que es uno de los motores de la recuperación» y que «algo importante ha sucedido en el continente». Sin embargo, el ex ministro ha declarado que la inflación interna, la entrada de capitales sin control y los elevados precios de la energía y los alimentos son elementos negativos que podrían poner en peligro esa recuperación.

Por su parte, Levy-Yeyati, que ha detallado el contenido del informe, ha apuntado varias causas por las que realiza ese llamamiento a la calma. Según el economista, los factores que apuntalan el crecimiento actual de la zona son “transitorios”, y podrían cambiar en los próximos años. El argentino ha señalado que esos factores son las tasas de cambio del dólar, que podrían subir en un futuro, y el crecimiento de China, que no se mantendrá a niveles tan altos como los actuales durante mucho más tiempo, lo que hará descender la demanda de materias primas sudamericanas.

Del mismo modo, el economista argentino se ha mostrado preocupado por el “sobrecalentamiento” de las economías regionales por la onerosa entrada de capitales que viven actualmente, algo que podría llevar a una crisis financiera y de precios futura. En ese caso, señala, “las perspectivas infladas hacen que sea difícil que en el futuro puedan llevarse a cabo las reformas necesarias” para corregir ese hipotético bajón en el crecimiento. Es decir, que los sudamericanos deben poner los pies en el suelo cuanto antes, puesto que de no hacerlo, ello puede repercutir negativamente en futuros sacrificios que requiera el contexto económico.

El informe también afirma que la actual década no será la de Latinoamerica, sino la de Asia, puesto que el continente asiático es capaz de presentar grandes cifras de crecimiento sin que se dispare la inflación, mientras que los países sudamericanos crecen a un gran ritmo pero a costa de un fuerte proceso inflacionario que terminará pasándoles factura.

Por último, Levy-Yeyati ha apuntado que el continente sufre de una “agenda postergada”, ya que pese al gran crecimiento económico, “Lationamerica tiene su déficit en el desarrollo social y de reparto de rentas”. En ese sentido, no se están aumentando los niveles educativos ni sanitarios, ha declarado, lo que supondrá una rémora para la región en el futuro.

La Brookings Institution es un centro de investigación o think tank sin ánimo de lucro, fundado en 1916 y con sede en Washington (EEUU). La presentación del informe ha tenido lugar en la Secretaría General Iberoamericana, en Madrid.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA