El TLC Colombia-Canadá levanta el vuelo el lunes

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, celebraron en Bogotá la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) el próximo lunes, el primero de la nación colombiana con un país del G8. A partir de esa fecha, el 98% de las exportaciones colombianas podrán entrar al mercado canadiense sin pagar aranceles, lo que aumentará su competitividad frente a otros proveedores del país norteamericano. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, celebraron en Bogotá la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) el próximo lunes, el primero de la nación colombiana con un país del G8. A partir de esa fecha, el 98% de las exportaciones colombianas podrán entrar al mercado canadiense sin pagar aranceles, lo que aumentará su competitividad frente a otros proveedores del país norteamericano.

El primer ministro Harper, que se encuentra en Bogotá debido a su gira latinoamericana de seis días en la que ya ha pasado por Brasil y continuará hacia Costa Rica y Honduras, destacó que este acuerdo comercial supone un amplio abanico de oportunidades para ambas naciones. Colombia es el quinto país receptor de inversiones canadienses y el segundo mercado para las exportaciones.

En Colombia hay una fuerte presencia de empresas canadienses de energía, sobre todo en los sectores de extracción minera y petrolera, que recientemente han sufrido ataques tanto a la infraestructura como al equipo humano por parte de las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Por ese motivo, Santos se comprometió a proteger a estas multinacionales “para ofrecerles todas las garantías y puedan operar sin ninguna restricción” en territorio colombiano.

Colombia abrirá su mercado a los bienes del país norteamericano. En algunos casos entrarán de inmediato sin pagar aranceles y en otros comenzará el proceso de desgravación hasta que la tarifa llegue a cero. Maquinaria y equipos industriales, entre otros, se beneficiarán de la liberalización de ese impuesto. El acuerdo se concretó el pasado mes de junio cuando el Ministerio de Asuntos Exteriores y Comercio Internacional canadiense notificó a la Cancillería colombiana que cumplía los requisitos internos necesarios.

Se trata del segundo acuerdo comercial que se pone en marcha con un país desarrollado. Hace menos de un mes lo concretó con Suiza. En vistas de que EEUU no se lanza a firmar un TLC con Colombia, Suiza sí lo ha hecho. El pasado 1 de julio entró en vigor el acuerdo comercial entre Colombia y Suiza. El anuncio lo hicieron el ministro de Comercio colombiano, Sergio Díaz-Granados, y la secretaria de Estado suiza para asuntos económicos Marie-Gabrielle Ineichen. Un hecho significativo para los colombianos, ya que se trata del primer convenio vigente con una economía desarrollada. Colombia intenta desde hace tiempo concretar un acuerdo con EEUU, pero las autoridades del país no terminan de convencerse del todo.

El TLC con EEUU ha entrado en una etapa incierta debido a la grave crisis que afecta a ese país, que se enfrenta al riesgo de una suspensión de pagos como consecuencia de la falta de recursos para pagar tanto deuda como gastos, incluyendo seguros y pensiones. La nación estadounidense se enfrenta a una deuda que alcanza los 14.000 millones de dólares (9.721 millones de euros), que equivale en la práctica al 100% del Producto Interior Bruto (PIB) del país.

El Gobierno norteamericano baraja la alternativa de recortar el gasto público y los subsidios a los más pobres, como han propuesto los republicanos. Sin embargo, el inquilino de la Casa Blanca, Barack Obama, no acepta esta medida, ni tampoco la de un leve aumento de impuesto a los más ricos, también propuesta desde el bando republicano.

El ministro canadiense llegó a Bogotá acompañado por unas cien personas, entre ellas empresarios, sus ministros de Asuntos Exteriores, John Baird; de Comercio Internacional, Edward Fast; y por la ministra de Estado de Asuntos Exteriores para las Américas y Asuntos Consulares, Diane Ablonczy.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA