El presidente del Real Madrid busca fórmulas para recortar la deuda de su constructora

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha conseguido que la concesionaria de autopistas Abertis, que opera en varias regiones latinoamericanas, apruebe una operación que permitirá a este empresario español obtener dinero con el que reducir las deudas de la constructora que preside. ACS, que controla de forma indirecta, segregará algunos de sus negocios para captar nuevas inversiones. Esta operación se produce seis meses después de que la compañía se embolsara 1.718 millones de euros con la venta de un 15,5% de Abertis. Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha conseguido que la concesionaria de autopistas Abertis, que opera en varias regiones latinoamericanas, apruebe una operación que permitirá a este empresario español obtener dinero con el que reducir las deudas de la constructora que preside. ACS, que controla de forma indirecta, segregará algunos de sus negocios para captar nuevas inversiones. Esta operación se produce seis meses después de que la compañía se embolsara 1.718 millones de euros con la venta de un 15,5% de Abertis.

Las otras tres divisiones de la compañía (autopistas, telecomunicaciones y aeropuertos) conformarían otra sociedad, Abertis Infraestructuras, que seguirá cotizando en Bolsa y mantendrá su actual estructura accionarial, controlada por La Caixa, ACS y el fondo de capital riesgo CVC.

El proceso de otorgar un dividendo extraordinario “aseguraría la posibilidad de participar en el nuevo proyecto a todos los accionistas de Abertis”, una opción “que los accionistas principales están analizando”, según según afirma el grupo de infraestructuras en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Saba Infraestructuras (cuyos negocios suponen un 4,6% de los ingresos consolidados de Abertis) podría dar entrada a nuevos inversores institucionales en una segunda fase relativamente inmediata , lo que le permitiría dotarse de los recursos necesarios para que su negocio tenga el margen de recorrido suficiente.

En un encuentro con periodistas, Alemany justificó esta operación en la necesidad de facilitar su propio crecimiento sin tener que “estresar” el endeudamiento del conjunto del grupo.

Hace tan sólo seis meses, ACS consiguió 1.718 millones de euros con el 15,5% de Abertis que vendió a CVC. La transacción se llevó a cabo a través de una compleja operación de ingeniería financiera. El grupo que preside Florentino Pérez vendió su paquete en la concesionaria (25,8%) a dos sociedades por 2.863 millones de euros. La primera de ellas, Admirabilia, se quedó con el 10,28% de Abertis y está controlada en un 99% por ACS, mientras que CVC tiene el 1% de la misma.

La constructora dijo en su momento que el objetivo de la operación no era otro que rebajar la deuda del grupo (alcanza los 10.423 millones de euros) y diversificar activos, aunque no negó que persiguiera acumular efectivo para aumentar su participación en Iberdrola, del 12% al 20%, lo que le permitiría contabilizar los beneficios de la eléctrica, algo que finalmente ha hecho. Mañana la compañía publicará sus resultados anuales.

Abertis presentará mañana sus resultados de 2010. Para no defraudar al mercado deberá presentar un beneficio neto de 656 millones de euros en su cuarto trimestre, lo que se traduce en que las ganancias deberían subir un 0,46% frente al mismo periodo del año anterior. La operación de segregación ha sido bien acogida por la Bolsa. Los títulos de Abertis rebotaron un 1% en una sesión en la que el Ibex cedía un 0,5%.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA