El intercambio energético entre Chile y Bolivia, paralizado por el conflicto marítimo

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ministro chileno de Energía, Rodrigo Álvarez, ha declarado que sería positivo para su país recibir energía de Bolivia, mientras que el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Christian Inchauste, ha señalado a los medios que Chile es un mercado sumamente interesante para para el país, pero que la economía se ve en este caso enturbiada por la política. Ambos coinciden en que el intercambio sería beneficioso para ambos países; sin embargo, el conflicto marítimo se alza como el mayor obstáculo. El ministro chileno de Energía, Rodrigo Álvarez, ha declarado que sería positivo para su país recibir energía de Bolivia, mientras que el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Christian Inchauste, ha señalado a los medios que Chile es un mercado sumamente interesante para para el país, pero que la economía se ve en este caso enturbiada por la política. Ambos coinciden en que el intercambio sería beneficioso para ambos países; sin embargo, el conflicto marítimo se alza como el mayor obstáculo.

Inchauste señaló a los medios que «es complicado hacer la exportación a Chile porque existen temas políticos e históricos, como la guerra del Pacífico, el Tratado de 1904 y de ambos lados del Pacífico y de la cordillera, son el freno mayor», pero que unas relaciones fluidas en ese sentido serían muy beneficiosas para Bolivia. “Cerrar los ojos y decir que ese mercado no lo vamos a analizar no sería responsable, porque es un mercado que paga mucho dinero”, ha afirmado el directivo. En 2004 los bolivianos sancionaron en referendo no vender gas a Chile a menos que se resolviera el conflicto marítimo, un mandato que Evo Morales parece dispuesto a cumplir.

Por otro lado, el ministro chileno de Energía, Rodrigo Álvarez, ha declarado al diario El Mercurio que “como país tenemos un gran interés en contar con la electricidad de Colombia, Brasil, pero también de los países vecinos como Argentina, Perú y Bolivia”. Sin embargo, la firme actitud del Gobierno de Evo no parece que vaya a facilitar esa compra de electricidad. Morales ha señalado en varias ocasiones que todo intercambio dependerá de la marcha del conflicto marítimo.

El contencioso entre ambas naciones viene de lejos, pero en los últimos meses ha cobrado tintes de tensión muy acusada. El anuncio de Evo Morales de que demandará a Chile en tribunales internacionales para recuperar una salida al mar que le fue arrebatada a Bolivia, que no posee frontera marítima, tras la guerra de 1879, caldeó el ambiente entre los dos Estados y, sin visos de que se pueda llegar a un acuerdo, parece que la tensión y el enrocamiento mutuo irán para largo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA