El gobierno brasileño, indignado por el espionaje a su presidenta

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Consideran que la violación de las comunicaciones de Dilma Rousseff «constituye un atentado contra la soberanía brasileña, contra los derechos individuales e incluso contra los derechos humanos». El canciller brasileño, Luiz Alberto Figueiredo, convoca al embajador de EEUU después de haberse descubierto que la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU (NSA), ha accedido a las llamas y correos privados de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Según informa el diario español ’20 Minutos’, el Gobierno brasileño informó de que ha pedido explicaciones “rápidas” y “por escrito” al país norteamericano.

“Transmití al embajador la indignación del Gobierno brasileño por estos hechos. Además, manifesté que la violación de las comunicaciones de la presidenta es inadmisible, inaceptable, y constituye un atentado contra la soberanía brasileña, contra los derechos individuales e incluso contra los derechos humanos”, declaró el canciller. El ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardoso, también afirmó que el espionaje es “mucho más inaceptable” porque la víctima ha sido la jefa de Estado, pero también porque es realizado por un “país amigo”, con el que Brasil tiene incluso una «sociedad estratégica».

Por su parte, el gobierno de México también ha informado que ha solicitado a EEUU una “investigación exhaustiva” sobre las informaciones de un supuesto espionaje a ciudadanos mexicanos. Y es que también se ha desvelado que el año pasado fue objeto de la NSA el actual presidente del país, Enrique Peña Nieto, cuando era tanto candidato presidencial como presidente electo.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA