El FMI advierte del riesgo de sobrecalentamiento en las economías latinoamericanas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a insistir en los riesgos de sobrecalentamiento que pueden afrontar varios países de América Latina. Algunas economías del subcontinente, especialmente las de Sudamérica, muestran síntomas incipientes de recalentamiento, al presentar un crecimiento por encima de su potencial y un aumento de la demanda interna. El Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a insistir en los riesgos de sobrecalentamiento que pueden afrontar varios países de América Latina. Algunas economías del subcontinente, especialmente las de Sudamérica, muestran síntomas incipientes de recalentamiento, al presentar un crecimiento por encima de su potencial y un aumento de la demanda interna.

Esta institución económica internacional ha advertido a los gobiernos con el fin de que tomen medidas para equilibrar el rápido crecimiento de los últimos años. Los países emergentes van a seguir en progreso en los próximos años, más que los desarrollados pero el ritmo es más rápido del que algunas economías están preparadas para controlar.

El FMI sostiene, que aunque el crecimiento se ha moderado con respecto a las tasas del año pasado, aún se sitúa por encima de la tasa de crecimiento potencial. La institución estima que la región crecerá un 4,75% este año, contra un 6% en 2010. El crecimiento de América Latina está siendo impulsado por los altos precios de las materias primas, sobre todo por la demanda asiática. Dada esta situación, el FMI cree que las favorables condiciones de financiamiento externo se mantendrán durante los próximos tres o cuatro años.

El crecimiento del subcontinente también depende de las condiciones en China, ya que por su condición de principal comprador de las materias primas locales tiene un importante impacto en sus precios. Asimismo, agrega el informe, si un repunte de los precios del petróleo empeora las perspectivas de crecimiento global, esto también podría convertirse en un detonante para una caída de las exportaciones de materias primas latinoamericanas.

El FMI alerta en primer lugar de una incipiente inflación por factores relacionados con la demanda y los recientes aumentos de precios de los alimentos y energía. Para contener esas presiones inflacionarias, la institución cree que se necesitarán nuevos aumentos de las tasas de interés.

Otros desafíos son el aumento del déficit y un crecimiento superior de las importaciones sobre las exportaciones incluso en las economías que se benefician del alza de los precios de exportación de las materias primas.

El FMI también llama la atención a las economías sobre el aumento del endeudamiento externo, sobre todo de las empresas, por lo que los precios de los activos comienzan a mostrar signos de burbujas.

Sin embargo, en un reporte divulgado el pasado martes, la consultoría Moody’s consideró que en este momento es muy exagerado afirmar que la región está sobrecalentada y afirmó que sólo Chile y Colombia muestran esas señales.

Para EEUU, el FMI prevé una recuperación lenta por próximos ajustes fiscales necesarios para reducir la deuda, altos niveles de desempleo y exceso de oferta de vivienda.

Estos dos últimos factores pueden frenar la evolución de los países centroamericanos, dependientes de las remesas que envían sus trabajadores desde EEUU, que entrarían en una fase de crecimiento excesivamente moderado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA