El dueño de dos de los bancos intervenidos por Chávez desaparece

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Gonzalo Tirado, el dueño de InverUnión y Mi Casa, dos los bancos intervenidos ayer por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha huido del país con todo el dinero de la entidad y según aseguran algunos blogs venezolanos se podría encontrar en EEUU, concretamente en Miami. Tirado fue presidente ejecutivo de la sucursal del Stanford Bank en Caracas hasta el año 2005. Gonzalo Tirado, el dueño de InverUnión y Mi Casa, dos los bancos intervenidos ayer por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha huido del país con todo el dinero de la entidad y según aseguran algunos blogs venezolanos se podría encontrar en EEUU, concretamente en Miami. Tirado fue presidente ejecutivo de la sucursal del Stanford Bank en Caracas hasta el año 2005.

Ambas instituciones financieras estaban siendo auditadas desde el pasado mes de diciembre por la Superintendencia de Bancos, Sudeban. La intervención inicial ocurrió cuando Tirado quiso fusionar a InverUnión con Mi Casa. Según la página digital de Entorno Inteligente, Sudeban rechazó el pasado 17 de diciembre la compra por parte de Tirado de InverUnión, declarando que el dueño de dicha institución es Ignacio Salvatierra, antiguo presidente de la Asociación Bancaria de Venezuela y del desaparecido Banco Unión.

Gustavo Hiraguey, de 43 años, es el presidente del Banco del Sol, el tercer banco intervenido se dedicaba a vender bonos de Petróleos de Venezuela para obtener dólares que luego enviaba a Argentina, según denuncia el ex ministro de Defensa de Chávez y uno de los referentes actuales de la oposición, José Vicente Range.

Banco del Sol había sido denunciado por la oposición antichavista como un ente que intermediaba en la fuga de dólares a Argentina, una denuncia que ganó publicidad después del escándalo de la valija llena de dólares que intentó ingresar a Buenos Aires Antonini Wilson hace dos años.

Según Rangel, vendía bonos a bajo precio a funcionarios públicos que luego cambiaban por dólares y los depositaban en el Banco del Sol en Argentina (legalmente los dos bancos no tienen ningún vínculo). Las denuncias del ex ministro nunca fueron confirmadas ni llegaron a la Justicia venezolana.

La única explicación que se ha dado desde el Palacio de Miraflores fue la presunta inviabilidad operativa a largo plazo. Hace unos días, en un discurso, el presidente Chávez había vuelto a poner sobre alerta a los banqueros. El mandatario lanzó el mensaje de que la banca privada puede existir siempre y cuando se someta a la Constitución, a las leyes y al proyecto socialista y garantizar la sana administración de los ahorros del público, bien sea privado o ahorros del Estado.

En algunos blogs venezolanos se afirma que Gonzalo Tirado se encuentra actualmente en EEUU, después de haber huido de Venezuela dejando numerosas y grandes deudas con sus empleados y supuestamente llevándose mucho dinero a su nuevo destino. De esta forma los trabajadores del banquero deberán rendir cuentas sobre las actividades de éste, al quedarse encargados de sus negocios.

Además, se indica que Tirado habría embaucado a sus propios escoltas, a quienes supuestamente convenció de dejarse designar como directivos de instituciones financieras controladas por Tirado, convirtiéndolos así en responsables de las posibles y presuntas irregularidades a través de tales empresas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA