El debate sobre la privatización de Pemex vuelve a la actualidad de México

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno mexicano debería considerar la posibilidad de permitir la entrada de capitales privados en Petróleos Mexicanos (Pemex) para mejorar las condiciones de la petrolera estatal. Esa es al menos la recomendación del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) mexicano –un organismo privado dedicado a la investigación económico-financiera orientada a las empresas y que pertenece al Consejo Coordinador Empresarial, que aglutina a las diferentes organizaciones de industria y comercio del país–, que ha emitido un informe esta semana en el que recomienda al Gobierno de Felipe Calderón una política energética previsora y reformista. El Gobierno mexicano debería considerar la posibilidad de permitir la entrada de capitales privados en Petróleos Mexicanos (Pemex) para mejorar las condiciones de la petrolera estatal. Esa es al menos la recomendación del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) mexicano –un organismo privado dedicado a la investigación económico-financiera orientada a las empresas y que pertenece al Consejo Coordinador Empresarial, que aglutina a las diferentes organizaciones de industria y comercio del país–, que ha emitido un informe esta semana en el que recomienda al Gobierno de Felipe Calderón una política energética previsora y reformista.

Según el CEESP, la reforma petrolera es ahora más necesaria que nunca para evitar que Pemex se quede rezagada en un mercado global en el que la brasileña Petrobras, que hace unos años permitió la entrada de capital privado en su estructura financiera, tiene cada vez más importancia.

El informe del CEESP señala que el tema de la reforma petrolera es un “tabú” para el Gobierno, y que debe ser abordado cuanto antes para mantener la competitividad de la empresa. La propuesta del organismo de investigación es que Pemex se abra a capital privado o asociaciones estratégicas en explotaciones en aguas profundas, lo que le permitiría conseguir tecnología más apta para la extracción del petróleo y potenciar su crecimiento.

De hecho, el informe pone como ejemplo a la propia Petrobras, que desde que permitió la entrada de inversores privados y asociaciones crece a un ritmo mucho más rápido y estable, y que repercute beneficiosamente sobre la industria brasileña.

La semana pasada el presidente Calderón había apuntado la posibilidad de que esa reforma se presentara en la agenda política mexicana próximamente. La clave está en que una reforma del funcionamiento interno de Pemex o de la apertura a la inversión privada requeriría cambios en la Constitución mexicana, lo que hace que el tema caldee el panorama político.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA