Ecuador, a la espera de un préstamo de China por 2.000 millones de dólares

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Rafael Correa está negociando un crédito de 2.000 millones de dólares (1.384 millones de euros) con China para financiar un plan de inversiones públicas. Ecuador cuenta con un ambicioso plan encaminado a desarrollar proyectos de energía hidroeléctrica, infraestructura vial y mejoras en el sector de salud y educación hasta el año 2013. Para costear parte del desarrollo, el país asiático se sitúa como principal socio de la nación ecuatoriana, aunque también se espera que Rusia colabore con la causa. El Gobierno de Rafael Correa está negociando un crédito de 2.000 millones de dólares (1.384 millones de euros) con China para financiar un plan de inversiones públicas. Ecuador cuenta con un ambicioso plan encaminado a desarrollar proyectos de energía hidroeléctrica, infraestructura vial y mejoras en el sector de salud y educación hasta el año 2013. Para costear parte del desarrollo, el país asiático se sitúa como principal socio de la nación ecuatoriana, aunque también se espera que Rusia colabore con la causa.

En cuanto al crédito de China, éste sería el segundo de libre disponibilidad que la nación asiática otorga a Ecuador. En el 2010 entregó un préstamo por 1.000 millones de dólares (692 millones de euros) para proyectos de infraestructura. Adicionalmente, ha negociado dos operaciones de venta de crudo con anticipos de 1.000 millones de dólares (692 millones de euros) cada una en el 2009 y 2011, respectivamente.

La tasa de interés que se negocia en la operación crediticia es del 6,%, con 8 años de plazo y entre dos y tres años de gracia. Según las autoridades, con las operaciones de China se demuestra que Ecuador es sujeto de crédito después de que en el 2008 declaró una moratoria sobre parte de su deuda comercial, para más tarde recomprarla a precios de mercado.

Analistas han cuestionado el nivel de endeudamiento del país con China, debido a las condiciones financieras de los préstamos y a un abuso de la disponibilidad de recursos.

Sin embargo, el presidente de izquierdas, Rafael Correa, ha dicho que los créditos son sin condicionamientos y respetando la soberanía de la nación, a diferencia de los que otorgan organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM).

Por otro lado, el país negocia otro crédito para financiar una central hidroeléctrica con China y otro con Rusia para el mismo propósito. En cuanto a la nación rusa, Correa destacó recientemente el primer crédito otorgado por ésta a un país latinoamericano después de 21 años. El mandatario considera que este préstamo, que será usado para el proyecto hidroeléctrico Toachi Pilatón, en la provincia Pichincha, refleja el prestigio y posicionamiento del actual Gobierno a nivel mundial.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA