Decepción por la ausencia de ocho jefes de Estado en la Cumbre Iberoamericana

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La Cumbre Iberoamericana de Estoril pasará a la historia con el dudoso honor de ser la que menos jefes de Estado ha atraído. Y es que hasta ocho gobernantes no han estado presentes en este foro que debería haber servido como marco a la negociación sobre los conflictos territoriales y como impulso de la innovación y el conocimiento. Entre las ausencias más destacadas: la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez cuyo encuentro con Álvaro Uribe, presidente de Colombia, era el más esperado por el contexto de conflicto entre ambos países. La Cumbre Iberoamericana de Estoril pasará a la historia con el dudoso honor de ser la que menos jefes de Estado ha atraído. Y es que hasta ocho gobernantes no han estado presentes en este foro que debería haber servido como marco a la negociación sobre los conflictos territoriales y como impulso de la innovación y el conocimiento. Entre las ausencias más destacadas la del presidente de Venezuela, Hugo Chávez cuyo encuentro con Álvaro Uribe, presidente de Colombia, era el más esperado de la Cumbre por el contexto de conflicto entre ambos países.

Además de estos, tampoco viajaron a Portugal el gobernante hondureño, Manuel Zelaya, refugiado en la embajada brasileña en Tegucigalpa, ni tampoco los presidente de Bolivia, Evo Morales; Paraguay, Fernando Lugo; Uruguay, Tabaré Vázquez; Guatemala, Álvaro Colom; y Nicaragua, Daniel Ortega.

La ausencia de todos ellos ha impedido el objetivo final de superar los rifirrafes entre algunos de los países y consensuar estrategias cara a la crisis y el nuevo orden internacional.

Con este encuentro la Secretaría General Iberoamericana pretendía relajar las tensiones entre Colombia y Venezuela y llegar a un acuerdo que lleve a la creación de algún mecanismo regional de supervisión de fronteras. Por ahora, el paso entre ambos países está regulado por bases militares que Uribe ha pactado con la Administración estadounidense y ante las que Chávez es contrario. El jefe del Gobierno Venezolano incluso llamó a sus paisanos a prepararse para una guerra por lo que el considera una grave afrenta.

Al cierre de esta edición, tampoco se había llegado a una posición común de los presentes ante el resultado electoral de Honduras. Lo máximo que se ha acordado es una plataforma de diálogo con el nuevo Gobierno que se forma tras la victoria de Lobo en los comicios.

La decepción por el poco éxito de la Cumbre Latinoamericana en cuanto a presencia de jefes de Estado ha eclipsado el otro propósito de la misma: fomentar la innovación y el conocimiento a través de mesas de trabajo internacionales donde se evaluaron estrategias para desarrollar la tecnología e intercambiar modelos de enseñanza de los diferentes países miembros.

Según declaró el presidente de la Secretaría General Iberoamericana, Enrique Iglesias, antes de la reunión, Latinoamérica está en posición de dar un salto cualitativo en crecimiento económico. Enrique Iglesias, ha subrayado que hay que pasar a una etapa superior, y eso es lo que va a aportar la innovación.

Con dichas mesas de trabajo de la Cumbre Latinoamericana se pretendía crear un nuevo modelo económico que ayude a solventar el contexto de crisis e impulse las políticas sociales.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA