Cristina Fernández usa las reservas del Banco Central para hacer frente a los vencimientos de deuda de 2010

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los problemas fiscales causados por el aumento del gasto público han obligado al Gobierno de Cristina Fernández a acudir a las reservas del Banco Central para hacer frente a los vencimientos de deuda de 2010. El ministro de Economía Amado Boudou ha explicado que se creará un Fondo de 6.600 millones de dólares similar al que ya estableció a comienzos de 200,6 cuando canceló todos sus compromisos con el FMI, en un paso más por el regreso del país a los mercados de deuda internacionales. Los problemas fiscales causados por el aumento del gasto público han obligado al Gobierno de Cristina Fernández a acudir a las reservas del Banco Central para hacer frente a los vencimientos de deuda de 2010. En concreto, el ministro de Economía Amado Boudou ha explicado que se creará un Fondo de 6.600 millones de dólares similar al que ya estableció a comienzos de 200,6 cuando canceló todos sus compromisos con el Fondo Monetario Internacional.

Este tipo de prácticas ya se han realizado en otros países, como en EEUU. Según los analistas de Bank of America, esta cifra, que representa más del 10% de los 47.500 millones de dólares de reservas internacionales, cubrirá aproximadamente la mitad de los 13.000 millones en pagos de intereses del próximo año.

Los grupos de la oposición ya han criticado el anuncio que Boudou realizó en la Casa Rosada junto con la presidenta argentina, y algunos analistas locales ya han hecho algunas observaciones a la forma en que se constituirá el llamado Fondo del Bicentenario. La mayoría de las observaciones recaen en el hecho de que la decisión se haya tomado por decreto y no por ley. Además, ven peligroso que se agregue en ese texto que las reservas pueden ser utilizadas para pagar servicios de la deuda pública en general.

A pesar de las críticas, los inversores parecen haber reaccionado con buenos ojos al nuevo plan del Gobierno, que busca dar una señal de confianza a pocas semanas de reabrir el canje de deuda. Al menos, eso indica el comportamiento de los bonos locales, que hoy subían con fuerza consolidando cuatro jornadas consecutivas al alza.

El indicador de riesgo país elaborado por JP Morgan, que mide la brecha entre los títulos soberanos del Tesoro de EEUU y sus similares locales, se situaba hoy en los 707 puntos básicos, un nivel que Argentina no alcanzaba desde el 25 de noviembre pasado.

El nuevo fondo se ha anunciado sólo una semana después de que la Presidenta firmase otro decreto para formalizar la oferta del canje a los bonistas que no quisieron entrar en el del 2005. La reapertura se concretaría el 12 de enero de 2010, en un intento más del país por mejorar las condiciones para que ingresen un mayor número de tenedores de bonos.

El traspaso de los fondos del organismo monetario argentino a una cuenta del Tesoro se hará mediante un decreto de necesidad y urgencia que modificará el artículo sexto de la ley de convertibilidad. Ese decreto deberá ser ratificado por el Congreso, donde el oficialismo perdió el control de la mayoría.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA