Cristina Branco

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Nacida en 1972, según sus biografías oficiales, la ‘fadista’ portuguesa Cristina Branco no parecía destinada, en un principio, a convertirse en una de las voces más determinantes en la renovación de este género ancestral, nacido y crecido en Portugal, que ha alcanzado dimensiones globales. Nacida en 1972, según sus biografías oficiales, la ‘fadista’ portuguesa Cristina Branco no parecía destinada, en un principio, a convertirse en una de las voces más determinantes en la supervivencia y renovación de este género ancestral, nacido y crecido en Portugal, y que ha alcanzado dimensiones globales en los últimos años.

A la joven Cristina la música parecía llevarla por otros caminos bien distintos, más relacionados con divas de voz recia y tradición anglosajona como Janis Joplin, o con cantautoras livianas de larga melena rubia y dulces e intrincadas canciones acústicas como la canadiense Joni Mitchell.

O eso cuentan las mismas que crónicas que justifican el cambio de estilo de Branco en su ‘enamoramiento’ repentino con un disco de Amalia Rodrigues, aún la más grande entre las grandes, que se habría producido gracias a la providencial decisión de su padre de ofrecerle un disco de la diva como regalo de cumpleaños.

Un feliz encuentro del que todos los amantes de esta música triste y melancólica, pero vigorosa deberíamos alegrarnos, cada vez que la suave y expresiva voz de esta artista navega por una de esas melodías inolvidables que componen su repertorio, arropada por el oleaje dulce que forman los sonidos mezclados de las cuerdas de nylon y acero de las guitarras española y portuguesa, respectivamente.

Un bálsamo de eficacia comprobada e inmediata contra la malsana agitación de la vida cotidiana moderna y los golpes secos que propina el maldito estrés que Cristina Branco proporciona como nadie en sus discos y actuaciones en directo y al que algunos, hace tiempo ya, nos hemos vuelto un poco adictos.

La buena noticia para este grupo irreductible de pacientes aficionados es que Cristina tiene un nuevo disco a punto, titualdo ‘Menina’, que será publicado en el último trimestre de este año y que presentará en España, a partir del próximo mes de noviembre. Desde aquí les invitamos a probar esta medicina infalible. Ya verán como la ansiedad no les dura dos asaltos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA