China superará a EEUU en tan sólo cinco años, según el FMI

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los últimos pronósticos oficiales del Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguran que la economía China superará a la estadounidense en 2016. Eso significa que, por ejemplo, el presidente de EEUU que sea elegido en los próximos comicios será el último en gobernar la primera economía del mundo. Los últimos pronósticos oficiales del Fondo Monetario Internacional (FMI) aseguran que la economía China superará a la estadounidense en 2016. Eso significa que, por ejemplo, el presidente de EEUU que sea elegido en los próximos comicios será el último en gobernar la primera economía del mundo.

Aunque la mayoría de los expertos aseguran que este relevo no se dará hasta bien entrada la siguiente década (2020-2030), si es que se da, el FMI ha publicado datos que señalan una expansión de China desde los 11,2 billones de dólares en 2011 hasta los 19 billones de dólares en 2016, mientras que la expansión de EEUU en ese mismo período será desde los 15,2 billones de dólares hasta los 18,8 billones de dólares.

En otras palabras, que el porcentaje estadounidense en la producción mundial se situará en el 17,7%, mientras que Pekín podría alcanzar el 28%. Hace tan sólo diez años, la economía de EEUU era tres veces más grande que la del gigante asiático, que durante todo este tiempo se ha situado como principal potencia emergente del globo.

Algunos columnistas como Brett Arends, que escribe para Dow Jones y MarketWatch, han puesto en evidencia la magnitud de este cambio. En un artículo titulado “La bomba del FMI: el final se aproxima para la Era Americana” Arends ha destacado dos problemas que surgirán cuando Pekín supere a Washington.

El primero, la mentalidad hasta ahora imperante del dólar como divisa global y del Tesoro de EEUU como emisor de bonos libres de riesgo. El segundo, las diferencias entre la política económica estadounidense, abierta al libre mercado, y la china, que se decanta por el control estatal.

Es decir, que no se limitará a ser un cambio meramente geográfico. También de mentalidades.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA