Chávez encarga también a PDVSA resolver el problema eléctrico de Venezuela

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Petróleos de Venezuela, que actualmente dedica 100.000 barriles diarios para hacer funcionar las centrales térmicas del país, va a asumir una mayor responsabilidad en la generación eléctrica. Según ha revelado Rafael Ramírez, presidente de la petrolera estatal, este año se incorporarán, con la ayuda de PDVSA, 600 megavatios al sistema eléctrico del oriente venezolano, mientras que el próximo, en este caso para el centro del país, se agregarán 1200. Petróleos de Venezuela, que actualmente dedica 100.000 barriles diarios para hacer funcionar las centrales térmicas del país, va a asumir una mayor responsabilidad en la generación eléctrica. Según ha revelado Rafael Ramírez, presidente de la petrolera estatal, este año se incorporarán, con la ayuda de PDVSA, 600 megavatios al sistema eléctrico del oriente venezolano, mientras que el próximo, en este caso para el centro del país, se agregarán 1200.

«Este año vamos a incorporar otros 600 megavatios en el oriente del país porque la obra grande por 1.200 megavatios para el centro del país estará para el año que viene», aseguró Ramírez, que en lo que se refiere al sistema de generación eléctrica prevé 2.400 megavatios en el bienio 2010-2012.

Según el ministro de Energía, PDVSA está dirigiendo 100.000 barriles diarios de combustibles para atender la demanda de generación térmica que existe en el país. A su vez, aseguró que los proyectos de generación en los que está inmersa la petrolera prevén fortalecer el sistema de interconexión.

El año pasado, según publica el diario El Universal, las metas de generación eléctrica se incumplieron, pese a las urgencias que imponía la contingencia nacional. De un total de 5.200 megavatios previstos, ingresaron al sistema 1.250. El Ministerio de Energía Eléctrica en un ejercicio introspectivo, dentro de su balance de gestión, detecta limitaciones técnicas, presupuestarias, financieras y políticas que obstaculizaron en 2010, el propósito por repotenciar el sistema eléctrico, a fin de garantizar su confiabilidad.

El comunicado advierte que el equipamiento eléctrico presenta «un alto nivel de obsolescencia» y las actividades de «transmisión, distribución y comercialización vienen arrastrando un largo período de pérdidas de energía de carácter técnico, que se generan por las condiciones propias de las instalaciones y de carácter no técnico, que corresponde a la energía eléctrica tomada ilegalmente, generando perjuicios impredecibles para la buena prestación del servicio» local.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA