Chávez amenaza ahora con nacionalizar las automovilísticas extranjeras

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acosado por una recesión económica que ha afectado a su popularidad, ha dirigido ahora sus amenazas a las automovilísticas extranjeras. El mandatario venezolano ha advertido a los directivos de estas compañías de posibles nacionalizaciones y de un aumento de la intervención pública en sus negocios en el país. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acosado por una recesión económica que ha afectado a su popularidad, ha dirigido ahora sus amenazas a las automovilísticas extranjeras. El mandatario venezolano ha advertido a los directivos de estas compañías de posibles nacionalizaciones y de un aumento de la intervención pública en sus negocios en el país.

El líder venezolano ha amenazado con expropiar una planta de ensamblaje de Toyota si la compañía japonesa no fabrica más vehículos para áreas rurales y no transfiere nuevas tecnologías y métodos manufactureros a su unidad local. Chávez señaló que otras automovilísticas también eran culpables de no transferir suficiente tecnología, incluidas la estadounidense General Motors y la italiana Fiat, que controla a Chrysler.

El mandatario le ordenó a su ministro de Comercio, Eduardo Samán, que inspeccionara la planta de Toyota. Chávez dijo que si se demuestra que la compañía no está produciendo lo que piensa que deberían y no está transfiriendo tecnología, el gobierno podría considerar tomar el control de su planta y hacer que una empresa china la opere.

“Le decimos que se vayan, esta casa es nuestra, y ese mismo galpón y fábricas las expropiamos, les pagamos lo que valgan y llamamos rápidamente a los chinos y se vendrían volando”, dijo Chávez en un discurso televisado.

Chávez ha nacionalizado decenas de empresas extranjeras y, a veces, sectores, incluyendo compañías energéticas, cementeras, cafeteras y de servicios petroleros.

Un portavoz de Toyota en Tokio indicó a The Wall Street Journal que mantiene conversaciones con la embajada japonesa en Venezuela, la embajada venezolana en Japón y el Ministerio de Relaciones Exteriores del país asiático. Por el momento, la empresa aún no ha decidido cómo o si tomará cartas en el asunto.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA