Chávez amenaza a los arrendadores venezolanos con expropiarles las viviendas

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La nueva Ley de Alquileres, nombre con el que se conoce en Venezuela a la Regularización y Control de los Arrendamientos de Viviendas, va a nacer rodeada por la polémica. La norma establece que los propietarios de inmuebles antiguos deben ofrecérselos a sus inquilinos para que éstos puedan adquirirlos a un precio razonable. Hugo Chávez, que continúa con su campaña para acabar con el déficit habitacional que sufre Venezuela, ha solicitado al presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, que acelere los trabajos para que el texto se apruebe cuanto antes. La nueva Ley de Alquileres, nombre con el que se conoce en Venezuela a la Regularización y Control de los Arrendamientos de Viviendas, va a nacer rodeada por la polémica. La norma establece que los propietarios de inmuebles antiguos deben ofrecérselos a sus inquilinos para que éstos puedan adquirirlos a un precio razonable. Hugo Chávez, que continúa con su campaña para acabar con el déficit habitacional que sufre Venezuela, ha solicitado al presidente de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, que acelere los trabajos para que el texto se apruebe cuanto antes.

Según dicha legislación, las viviendas construidas antes de 1987 que estén bajo régimen de alquiler, deberán ser puestas a disposición, a un precio que será estipulado por la Movimiento de Pobladores Urbanos, para ser adquiridas por sus arrendatarios. Es una “emergencia legislativa” aseguró ayer Hugo Chávez, que pidió su aprobación por la AN lo antes posible.

Las críticas no se han hecho esperar. Aquiles Martini Pietri, presidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, ha lamentado que la norma no haya contado con la opinión del sector. Hay que recordar que la propuesta de Ley proviene de la Movimiento de Pobladores Urbanos, que la ha entregado a la AN para que sea votada y aprobada. Únicamente cuenta, por tanto, con las sugerencias de los arrendatarios, que han omitido los intereses de los arrendadores.

Martini Pietri aseguró que «la nueva Ley de Arrendamiento está muy sesgada y cierra las puertas al sector inmobiliario, al que no se le ha dado oportunidad de participar en su discusión a través de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela, ni de la Cámara de Bienes Raíces, ni de ninguna otra persona que piense diferente a lo planteado en la ley». Sin embargo, Chávez se ha defendido. «El capitalismo perverso te alquila un cuarto sin baño por hasta mil bolívares. Así se está explotando a nuestra gente, por eso reitero que el único camino por el que daremos pasos hacia la buena vida es el socialismo», expresó.

El funcionamiento de la norma entregada sería el siguiente: Los dueños de las viviendas que se nieguen a poner en venta los inmuebles, serán notificados a través de los medios de comunicación y, si en un mes no responden, se les expropiará. A su vez, la dirección de inquilinato fijará, según la petición, el valor de venta de los inmuebles, para lo que se tomará en cuenta el estado de la bienhechuría y en ningún caso el «valor de la tierra, los factores de ubicación y precios del mercado».

Chávez mantiene, desde que perdiera la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional en las elecciones de septiembre de 2010, la lucha contra déficit habitacional como una de sus banderas políticas. De cara a las elecciones de 2012 ha asegurado la construcción de 150.000, mientras que el ejecutivo estima en más de 2 millones las viviendas necesarias en todo el país.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA