Calderón intenta impedir la entrada de Slim en la televisión de pago

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno de Felipe Calderón ha dado una nueva muestra de las malas relaciones que le vinculan a los medios de Carlos Slim, magnate de las telecomunicaciones y el hombre más rico del mundo según la revista Forbes. En esta ocasión, el golpe es duro. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ha echado por tierra la petición de Telmex de un permiso para ofrecer televisión de pago. Muchos han querido ver en esta medida la pretensión de Calderón, de cara a las elecciones, de congraciarse con Televisa, la competencia directa del empresario. El Gobierno de Felipe Calderón ha dado una nueva muestra de las malas relaciones que le vinculan a los medios de Carlos Slim, magnate de las telecomunicaciones y el hombre más rico del mundo según la revista Forbes. En esta ocasión, el golpe es duro. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ha echado por tierra la petición de Telmex de un permiso para ofrecer televisión de pago. Muchos han querido ver en esta medida la pretensión de Calderón, de cara a las elecciones, de congraciarse con Televisa, la competencia directa del empresario.

El Gobierno mexicano aprobó recientemente una Ley Antimonopolio que iba destinada, según el propio Calderón, a poner fin al «comportamiento monopolístico» de las grandes empresas de telecomunicaciones de Slim. Hoy la SCT ha cerrado una nueva puerta para el negocio del magnate. La petición de un permiso para emitir televisión en modo de pago por visión por parte de Telmex, ha sido rechazada alegando que la empresa incumple varias obligaciones que dispone su título de concesión y en particular con el Acuerdo Marco de Convergencia, además haber dos resoluciones de sanción en su contra y 15 más a la espera de cerrarse.

La decisión no es definitiva. Telmex ha anunciado ya que acudirá hoy al Poder judicial para presentar un recurso legal contra la sentencia de la SCT. Sin embargo, todo hace indicar que la posición de SCT es justa y le ampara la legalidad vigente. En este sentido, Slim deberá facilitar datos sobre su empresa de una manera más transparente, que es lo que le solicita la SCT, con el fin de que sean escuchadas sus reclamaciones

Muchos han hecho una interpretación política de esta resolución del Gobierno mexicano. Es la postura del vicecoordinador general del PRI en la Cámara de Diputados, Carlos Flores Rico, que ha asegurado que la negativa del gobierno federal a la participación de Telmex en el mercado de la televisión de pago constituye una represalia contra el empresario por sus críticas a la política económica de Felipe Calderón.

En este contexto, hay quien mira directamente a los principales beneficiarios de la decisión adoptada. El propio Flores insinuó que Calderón se ha mostrado “muy comprometido” con algunos consorcios de las telecomunicaciones y al mismo tiempo ha exhibido sus divergencias con Carlos Slim. El jurista Jaime Cárdenas ha ido más allá. “Hay una jiribilla y una lectura política en la decisión, pues Felipe Calderón necesita el apoyo de las televisoras y ahora se congracia, consolidando el monopolio de Televisa en el sector”, acusó.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA