Botín pide una “dirección política única” en Europa para superar la crisis

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha mostrado su confianza en que Europa y el euro salgan reforzados de la crisis. Aunque, para ello “debe pasar a compartir una dirección política única que vele por los intereses de los europeos”. El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha mostrado su confianza en que Europa y el euro salgan reforzados de la crisis. Aunque, para ello “debe pasar a compartir una dirección política única que vele por los intereses de los europeos”.

“Tiene que ser un todo y no una suma de partes”, ha señalado Botín en un artículo de opinión publicado en El País bajo el título ‘No hay Plan B’, en el que ha incidido asimismo que la unión bancaria es una “condición imprescindible para romper el círculo vicioso de deuda soberana-deuda bancaria”. “Es clave para dejar de hablar de crisis y pasar a ocuparnos de crecimiento y estabilidad”, considera el presidente del mayor banco español, que cree además que “es indispensable para armonizar las prácticas regulatorias y supervisoras y reducir la fragmentación del sistema financiero europeo”.

Para los ciudadanos, la unión bancaria “significa reforzar nuestro sistema financiero, fortaleciendo la supervisión”, tal y como ha destacado Botín, que recuerda asimismo que “no hay regulación que pueda sustituir una buena supervisión. La crisis ha puesto en evidencia que no todas las entidades estaban sometidas a la misma supervisión”.

Pese a la gravedad de la crisis, que ha afectado más a Europa a pesar de haber surgido en EEUU, Botín ha realizado un alegato de defensa de la moneda única, ya que “nunca los europeos han conocido una etapa de bienestar tan larga como la que nace en el Tratado de París y desemboca en el euro”.

“Las ventajas que nos ha reportado son enormes: es la única divisa capaz de competir con el dólar como moneda de reserva; en términos macroeconómicos supone mayores flujos comerciales, más inversión, y mayor competencia; y en el ámbito empresarial ha supuesto más eficiencia, mayor competitividad y economías de escala, entre otras ventajas. Ha sido un factor determinante en el crecimiento de los bancos y de las grandes empresas europeas”, defiende Botín, que concluye que “el euro dio paso a una década de enorme prosperidad”.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA