Alemania y Francia preparan ayudas a la banca para sacar adelante el rescate griego

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Gobierno venezolano ha hecho efectiva una medida que ya se veía venir. Aquellos ciudadanos que se excedan, según los parámetros del ejecutivo, en su consumo de electricidad, deberán asumir multas que abarcan hasta un 200% de su consumo original. La responsabilidad del déficit eléctrico ha sido diferida. Desde ahora, la misma recae en la población, que usa la energía de una manera irresponsable, por lo que el papel del Estado pasa a ser secundario. El Gobierno venezolano ha hecho efectiva una medida que ya se veía venir. Aquellos ciudadanos que se excedan, según los parámetros del ejecutivo, en su consumo de electricidad, deberán asumir multas que abarcan hasta un 200% de su consumo original. La responsabilidad del déficit eléctrico ha sido diferida. Desde ahora, la misma recae en la población, que usa la energía de una manera irresponsable, por lo que el papel del Estado pasa a ser secundario.

Las medidas punitivas (multas y otras) han pasado a denominarse medidas de ahorro energético. El vicepresidente ejecutivo, Elías Jaua, explicó que se aplicarán multas de 75% sobre la facturación mensual para los consumidores que no reduzcan, al menos en 10%, su consumo; una contribución de 100% para quienes lo incrementen entre 10 y 20% y de 200% a quienes hagan uno aún mayor, mientras que quienes logren disminuir el consumo de energía entre 10% y 20% recibirán un descuento de 25% y a partir de 20% uno de 50% en el monto a cancelar. Se trata de un “plan de incentivo para los consumidores residenciales”.

En el caso de empresas, industrias y centros comerciales, estarán obligadas a reducir la demanda en un 10% su consumo mensual. Quedan exceptuados los servicios de atención médica, producción de hidrocarburos, empresas de transporte, generación de energía, sanidad e higiene, agua, seguridad ciudadana, medios de comunicación, seguridad alimentaria, embajadas y sedes diplomáticas.

Como ya sucede en Cuba, donde los cortes son tanto o más habituales que en Venezuela, la responsabilidad pasa a recaer en la población. Lo cierto es que los problemas de generación eléctrica son un mal endémico en el país gobernado por Hugo Chávez. Como ejemplo de lo que representa esta situación para el país, Carlos Larrazábal, presidente de Conindustria, ha denunciado la «intensificación» de los fallos eléctricos en el interior del país, lo que afecta «severamente» la producción del sector y la calidad de vida de las personas.

Las medidas adoptadas por el ejecutivo venezolano están pendientes de ser publicadas en la Gaceta Oficial. El país con las mayores reservas de petróleo del mundo no le encuentra solución a la debilidad de su sistema eléctrico que opera desde hace años al límite.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA