Una de cada cinco religiosas en América Latina y Caribe afirma haber sufrido abusos sexuales

Velas en una iglesia

Velas en una iglesia

Un 19,8% de religiosas americanas afirma haber sufrido abusos sexuales, según una encuesta de la Confederación Latinoamericana de Religiosos (CLAR) a 1.417 monjas de 23 países de América Latina y el Caribe.

El estudio, coordinado por la religiosa mexicana Rosaura Gonzáles Casas, se recoge en el libro ‘Vulnerabilidad, abusos y cuidado en la vida religiosa femenina’ y revela también que el 14,3% de las religiosas afirma haber sido acosadas por un sacerdote; un 9,7%, por laicos; y un 8%, por otras religiosas.

Sobre el consumo de pornografía 1 de cada 3 religiosas o sea el 33%, considera que es un problema para ellos, aunque un 1,7% se declara consumidoras de estos contenidos.

Además, un 55,2% de las religiosas de América Latina y el Caribe asegura haber experimentado algún tipo de abuso de poder en el ámbito de la vida religiosa. De las afectadas, un 51,9% apunta a que este abuso lo ejercieron las superioras de las congregaciones religiosas o los conventos; un 34,2%, presbíteros; un 23,1%, formadoras; y un 10 por ciento, obispos.

En cuanto a los obispos espirituales, un 30% está convencida de que se producen, mientras que un 61% lo niega. En cualquier caso, un 39,4% asegura haber sido testigo de alguno abuso espiritual hacia otra persona.

Los países donde el estudio obtuvo un mayor número de respuestas por parte de las religiosas fueron, México con 429; seguido de Brasil, con 170; Argentina con 129; Perú 113 y Ecuador 79. En los que menos respuesta se obtuvo fue en Nicaragua con 14; Cuba con 13; Estados Unidos con 13; Panamá con 11 y Paraguay con apenas 7.

Según los datos disponibles, el 48,6% pertenecen a religiosas cuyas edades oscilan entre los 45 y 65 años. Se trata de mujeres que cuentan con experiencia en la vida religiosa y varios años en sus congregaciones. El 39,4% de las religiosas que respondieron llevan a cabo su apostolado en centros educativos.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA