Cepal empeora sus perspectivas de crecimiento económico de América Latina para el próximo año, al 1,3%

Latinoamérica

Latinoamérica

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ha empeorado sus perspectivas de crecimiento de la economía de América Latina en una décima, hasta el 1,3% para el año 2023, mientras que ha aumentado en cinco décimas el crecimiento para 2022, que será del 3,7%.

En la presentación del informe anual ‘Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2022’, el secretario ejecutivo de Cepal, José Manuel Salazar-Xirinachs, ha argumentado que la variación de las previsiones se produce con arreglo a una «ligera» caída de la inflación y la incertidumbre a nivel internacional.

«La cascada de crisis que hemos vivido en los últimos años ha llevado a experimentar un complejo escenario global, que se traduce en una desaceleración tanto de la economía como del comercio de la región», ha afirmado Salazar.

En este sentido, el responsable de Cepal también se ha referido al menor crecimiento de los principales socios comerciales de América Latina, que tendrán un incremento moderado de su PIB en el año 2023.

En concreto, Estados Unidos pasará del 1,9% en este año al 0,7% en 2023, mientras que la Unión Europea (UE) tendrá un crecimiento moderado del 0,3% en 2023, tras incrementar su PIB un 3,2% este año. «Estos bajos porcentajes no ayudan al impulso de América Latina», ha señalado.

Por países, solo Haití y Chile tendrán un crecimiento negativo en el año 2023, del 0,7% y 1,1%, respectivamente. Los menores incrementos se darán en grandes potencias de la región como Brasil (0,9%) o Argentina (1%), mientras que los países de Centroamérica tendrán mejores resultados (como Panamá o República Dominicana, que crecerán por encima del 4%).

LIGERA CAÍDA DE LA INFLACIÓN, AUNQUE MANTIENE NIVELES ELEVADOS

Por su parte, el balance anual de la Cepal recoge que la inflación en la región experimentará una «ligera caída» en 2023, aunque se mantendrá en niveles elevados, cerrando el año en el 4,8% de media, frente al 7,3% del año actual.

«Los ajustes a la baja de los precios de algunos bienes básicos permitirá una caída de la inflación, aunque los niveles seguirán siendo superiores al conjunto de la última década», ha apuntado.

En relación a este asunto, Salazar también se ha referido a la política monetaria, señalando que los bancos centrales tenderán a moderar los tipos de interés ante la caída de la inflación y la desaceleración. «La política restrictiva de los organismos centrales traerá mayor limitación al gasto y falta de liquidez en la región», ha expresado.

Asimismo, la Cepal ha planteado la necesidad de dinamizar la inversión y la productividad para atender las demandas sociales, la creación de empleo decente y reducir la desigualdad y la pobreza. «Son necesarias políticas públicas innovadoras en lo productivo, financiero, comercial, social y en la economía del cuidado, para evitar una nueva década perdida como la observada durante el período 2014-2023», concluye el informe.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA