México y EEUU ponen en marcha un acuerdo de seguridad contra la violencia y el crimen

Frontera México EEUU

Frontera México EEUU

Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en reddit
Compartir en telegram
Compartir en email

Los gobiernos de México y EEUU instalaron el martes cinco grupos de trabajo para reducir la violencia y combatir crímenes transfronterizos en el marco del Entendimiento Binacional de Cooperación en materia de seguridad, en un acto celebrado en la cancillería mexicana.

«El día de hoy (martes) nace el Entendimiento Bicentenario, se vuelve operativo, es el acta de nacimiento y el inicio de operaciones de una nueva etapa entre México y EEUU en materia de seguridad», dijo el canciller Marcelo Ebrard en el acto con el embajador estadounidense, Max Salazar.

El nuevo acuerdo deja atrás al llamado Plan Mérida, que estuvo vigente desde 2008, mediante el cual EEUU apoyó con más de 3.000 millones de dólares a México, para ayudar a sus fuerzas de seguridad a luchar contra el narcotráfico.

El jefe de la diplomacia mexicana dijo que «el acta de defunción de la Iniciativa Mérida ya se había extendido», en el Diálogo de Alto Nivel en Seguridad bilateral celebrado el 8 de octubre pasado en la Ciudad de México.

Las partes instalaron cinco grupos de trabajo: el primero es para proteger a la gente, «el objetivo final es reducir la violencia»; el segundo propone «prevenir los crímenes transfronterizos»; el tercero se dedicará a «perseguir a las redes criminales», detalló Ebrard.

Otro grupo binacional trabajará los asuntos de las fuerzas militares de Defensa y Marina; y un quinto «Comité Binacional de Cooperación» vigilará que se cumpla el acuerdo de respeto mutuo.

Esa instancia «tomará en cuenta la agenda de cada cual y que no tengamos desencuentros porque somos aliados», puntualizó el canciller.

ALIANZA CONTRA EL CRIMEN

El secretario de Relaciones Exteriores dijo que es un evento que puede denominarse como «histórico», aunque indicó que a veces se abusa de ese calificativo.

«En esta ocasión creo que sí lo amerita sin duda alguna», consideró.

El diplomático explicó que en el plano internacional hay diferentes tipos de cooperación.

«Lo que aspiramos es a tener una alianza, y para tener una alianza se requiere tener confianza y operar con respeto mutuo», subrayó Ebrard.

Se trata de «una alianza que estamos haciendo juntos, en respeto mutuo, en respeto a la soberanía de México», señaló el embajador Salazar.

El 8 de octubre pasado, en la declaración binacional del primer Diálogo de Alto Nivel en Seguridad entre ambos países las partes denunciaron que han sufrido violencia por tráfico de drogas ilegales, armas, trata de personas y crimen organizado.

Así firmaron una nueva «alianza contra el narcotráfico y la violencia homicida».

En la declaración conjunta Ebrard y el secretario de Estado estadounidense, Anthony Blinken, se comprometen además a «incrementar las acciones bilaterales y paralelas para debilitar a los actores ilícitos y sus redes financieras».

Mencionaron como enemigo común al Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), considerada la más poderosa organización del crimen que opera a través del puerto de Manzanillo (costa mexicana del Pacífico) y sus alrededores

Ese grupo criminal es «responsable del tráfico de una proporción significativa del fentanilo (poderoso opiáceo sintético) y otras drogas mortales que ingresan a EEUU».

El 5 de noviembre pasado fue detenido el capo narcotraficante «líder del Cártel del Pacífico en el estado de Sinaloa» en posesión de una cantidad récord de 118 kilogramos de pasta pura del narcótico opioide fentanilo, y un laboratorio para producir droga sintética.

La secretaría de la Defensa dijo que fue «la intercepción de fentanilo puro más importante de la historia», superando los 48 millones de dólares en el mercado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA