Reaccionar a tiempo para evitar la insolvencia y proteger el patrimonio: Táctica Legal

Emprendedores Hoy
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Acarreando consecuencias muy graves, muchos empresarios terminan por endeudar su patrimonio personal y el de su familia al encontrarse en una situación de insolvencia en su empresa. Táctica Legal, el despacho de abogados y economistas en Valencia, expone que hay que tomar medidas inmediatamente para poder evitar la insolvencia cuando se nota el mínimo indicio de posible imposibilidad de pago, asegurando de esta manera la conservación del patrimonio, tanto empresarial como personal y la supervivencia del negocio.

Soluciones financieras de la mano de expertos

Con más de 1.100 casos resueltos, el despacho de abogados y economistas Táctica Legal se maneja como uno de los más experimentados en actuar diligentemente en los procedimientos de impagos por parte de las empresas. Su metodología está pensada, en gran parte, para evitar que la compañía llegue a declarar su insolvencia o quiebra por no poder saldar las deudas con los acreedores. De este modo, se impide la llegada de consecuencias económicas, administrativas y judiciales que afectan la vida del empresario y de quienes dependen de éste como fuente de ingreso.

El procedimiento habitual es el sometimiento de la empresa endeudada a un concurso de acreedores, que es la alternativa legal cuando la situación financiera es insostenible a corto plazo y no se pueden satisfacer sus deudas. Una de las consecuencias de esta medida es que los empresarios pierden, total o parcialmente, la capacidad de gestión de su empresa y su control lo toma un administrador nombrado por el juzgado.

Búsqueda de soluciones extraconcursales

Algunas de las alternativas en las que se centra Táctica Legal es negociar la deuda para evitar llegar a un concurso de acreedores. El cliente, después de aportar toda la información relacionada con su caso, deja todo el proceso de negociación en manos de los abogados, quienes buscarán conciliar una solución extraconcursal, es decir, fuera del juzgado. Ésta es una medida que abre una puerta al empresario o particular, ya que permite renegociar la deuda y resulta ser el oxígeno que permite un margen de maniobra para saldar los impagos. Al evitar la insolvencia, la empresa puede seguir gestionando el negocio o patrimonio. Además, se ahorran gastos del administrador concursal, abogado, edictos, registros públicos y procurador a largo plazo.

Existe otra alternativa en caso de que no se logre un acuerdo de pago con el acreedor: apelar a la Ley de Segunda Oportunidad. Al iniciar los procedimientos legalmente establecidos para aplicar este recurso de amparo al deudor, se puede lograr un acuerdo de pago y hasta la exoneración de la deuda. De todos modos, son procesos complejos que no siempre garantizan el éxito. Por este motivo, los expertos de Táctica Legal, expertos en negociación de deudas, recomiendan tomar las medidas necesarias antes de endeudarse, cuando todavía están a tiempo de evitar entrar en un espiral de problemas del cual es difícil salir.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA