¿Por qué es importante nombrar a un Delegado de Protección de Datos?, según Attolón

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La protección de información en cuanto a toda la base de datos de una empresa o negocio es un aspecto de gran importancia. Existen muchas alternativas confiables que sirven para cuidar el prestigio y la discreción de estas organizaciones, como lo es contar con la figura del Delegado de Protección de Datos (DPO).

Este se encarga del control y de la prevención de altos impactos nocivos, en relación con la protección de datos para la empresa. Dicha labor se puede solicitar mediante Attolón, una firma de abogados de primer nivel, dedicada a prestar servicios de DPO de manera profesional, que proporciona asistencia al responsable del tratamiento de datos de la empresa, al encargado del tratamiento y a la autoridad de control. En Attolón, son asesores jurídicos especialistas en protección de datos que velan por la correcta aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

Funciones que desempeña un DPO

El Delegado de Protección de Datos (DPO) es una figura de asistencia, responsable de mantener el control de la empresa en los aspectos jurídicos. Se encarga de brindar una correcta protección en la base de datos mediante aplicaciones diseñadas para tal fin. Dentro de sus tareas está el análisis y la evaluación de labores de alto impacto, con el propósito de detectar riesgos precozmente para implementar sistemas de prevención.

Asimismo, el DPO participa en todas las cuestiones relativas a la protección de datos personales, suministro de información, formación del personal y auditorías que conlleven a asuntos legales y jurídicos. Del mismo modo, su tarea es supervisar el cumplimiento de las aplicaciones tecnológicas e informáticas de los registros, asesorar y formar a los empleados involucrados en la base de datos y asegurar la confiabilidad y discreción de una empresa en ciertos aspectos.

Este profesional ofrece herramientas y alternativas en cuanto a la evaluación de impacto y sistemas de auditorías, con el fin de evitar desastres que puedan perjudicar al negocio.

Cómo elegir un buen DPO

Dado que debe seguirse un criterio profesional para designar al DPO, lo más frecuente es nombrar a un abogado especializado en protección de datos. Su profundo conocimiento del marco normativo a nivel comunitario aportará a la empresa la seguridad jurídica que necesita en materia de confiabilidad y discreción.

Attolón es un proveedor de servicios jurídicos alternativos para empresas (ALSP) que cuenta con abogados de primer nivel que trabajan a precio cerrado, sin costes innecesarios y por proyectos. Sus especialistas cuentan con una alta reputación, experiencia y con conocimientos sobre las tecnologías empleadas para registrar datos, realizar auditorías y aplicar el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos).

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA