Personas y servicios que pueden hacer mejor a un negocio

Emprendedores Hoy
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Iniciar un negocio requiere trabajo y, en ocasiones, se le puede llegar a dedicar más de 10 horas diarias. No obstante, cuando el negocio no permite conciliar la vida personal o familiar y hacer crecer el negocio al mismo tiempo, es posible que haya que dejar que otra persona tome las riendas del mismo.

Afortunadamente, existen muchos servicios externalizados y profesionales autónomos que pueden ser las piezas que faltan en el rompecabezas empresarial.

Servicios externalizados

Los servicios profesionales pueden configurarse en un horario recurrente o usarse de forma puntual. A continuación se enumeran algunos ejemplos.

Chatbots

Los chatbots pueden actuar como un departamento de atención al cliente, pudiendo interactuar y ayudar a los clientes en su sitio web de forma automatizada. Los chatbots son especialmente recomendables para blogueros, consultores y tiendas online que necesitan responder a los clientes de manera rápida y precisa. También puede ser una opción atractiva para una agencia de marketing, como es el caso de Keen Funnel, que ya está observando los extraordinarios beneficios de implantar este sistema, el cual le está permitiendo incrementar el número de ventas y de clientes satisfechos sin invertir grandes sumas de dinero en agentes comerciales humanos.

Constitución de una SL

La consolidación de la estructura legal de la empresa es una parte esencial en la fase inicial de la actividad económica. Aunque constituir una SL no requiere excesiva burocracia, un abogado podrá cobrar una suma elevada de dinero por presentar una solicitud en su nombre. Sin embargo, existe una amplia variedad de servicios en línea que pueden ayudar a realizar estos trámites correctamente. Es el caso de ZenBusiness. Es posible contratar sus servicios por tan solo $49 al año (más las tarifas de presentación de los formularios requeridos en cada país). El uso de este servicio evita a las empresas destinar recursos para el estudio y análisis de las regulaciones específicas del país en el que desarrollan su actividad, siendo posible agilizar de forma significativa el proceso de constitución.

Visibilidad en internet

Para promocionar un negocio en la era digital es imprescindible aparecer en las mejores posiciones del buscador más utilizado: Google. El servicio Triple Play de Keen Funnel puede ayudar a las empresas a aprovechar al máximo las bondades del citado motor de búsqueda. Sus especialistas implementarán una combinación de las estrategias más avanzadas de marketing local, utilizando para ello Google My Business, la insignia de Garantía de Google y la red publicitaria Google Ads, con el objetivo de garantizar a sus clientes la máxima visibilidad en internet a cambio de una inversión inferior a la requerida por otras agencias de marketing.

Recursos humanos

Si una empresa no cuenta con un departamento de recursos humanos, puede considerar la posibilidad de subcontratar algunas de sus tareas. La empresa online Lucidchart sostiene que su departamento de recursos humanos virtual podrá asistir a cualquier empresa durante todo el ciclo de vida laboral de los empleados, desde la contratación hasta el despido, entre otras funciones esenciales. Por lo tanto, no será necesario que el departamento de recursos humanos cuente con un elevado número de integrantes ni que estos se desplacen diariamente hasta el centro de trabajo, permitiendo evitar un sobrecoste significativo para la empresa al recurrir a un proveedor especializado que trabaje en remoto.

Servicios de profesionales autónomos

Los autónomos pueden actuar también como subcontratistas que perciben unos emolumentos por el volumen de trabajo exacto que asumen y ejecutan. Son expertos en su área y la mayoría de ellos están dispuestos a prestar un servicio -tanto de manera recurrente como puntual- sin necesidad de que los clientes tengan que comprometerse por ello a abonarles mensualmente unos honorarios fijos en concepto de 40 horas semanales de trabajo. En los siguientes párrafos se describen algunos ejemplos de esta modalidad.

Plan de negocios

Un plan de negocios es esencialmente la hoja de ruta que guiará a una empresa hacia el éxito. Lo incluye todo: desde la idea inicial hasta su estructura de gestión. El uso de un servicio de redacción de planes de negocio puede ayudar a tomar decisiones clave al proporcionar informaciones relevantes sobre los procedimientos operativos, evitando de esta manera los errores comunes que se pueden producir cuando no se tienen en cuenta las consideraciones previas necesarias o no se realiza una investigación de mercado con la profundidad adecuada.

Redes sociales

La presencia de un negocio en las redes sociales es tan importante como su capacidad para ser encontrado en internet. Por esta razón, es altamente recomendable contar con un especialista en redes sociales que sea capaz de gestionar los diferentes perfiles de negocio en Facebook, Instagram y Twitter (entre otras plataformas). Una pequeña o mediana empresa puede esperar pagar entre $300 y $500 por la gestión de sus redes sociales, sin incluir gastos adicionales como el coste asociado a la contratación de espacios publicitarios determinado por cada una de las plataformas, el diseño de los anuncios, la definición del cliente ideal o la identificación de la audiencia objetivo presente en las áreas donde se pretendan mostrar los anuncios de los productos o servicios.

Diseño web

Hoy en día, cualquier empresa necesita contar con un sitio web que se adapte específicamente a sus clientes. Las empresas no solo esperan que su sitio web aparezca en las primeras posiciones de los resultados de búsqueda de Google, sino que también les permita medir y controlar qué es lo que buscan los nuevos visitantes -y los recurrentes- dentro de su catálogo o de su portfolio.

Contabilidad

Un servicio de contabilidad en línea puede ayudar a la actualización de los libros de registro del negocio, pagar a los empleados o presentar en tiempo y forma los impuestos asociados a la actividad económica. Tener acceso a expertos que realicen una labor contable fiable que permita asegurar que el negocio se encuentra en constante cumplimiento con sus obligaciones tributarias es siempre una excelente opción, especialmente si no se dispone del tiempo o de las habilidades necesarias para asumir este rol.

La gestión del negocio no tiene por qué recaer directamente sobre el propio empresario. Incluso si no es económicamente viable asumir la contratación de personal en plantilla, existe una amplia gama de servicios que pueden ser subcontratados de forma puntual y con tarifas reducidas, favoreciendo la puesta en escena de una nueva iniciativa empresarial o seguir avanzando con el negocio soñado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA