EEUU reconoce que su política antidrogas en Colombia «ha marginalizado» a parte de la población

Cocaína

Cocaína

El director de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos, Rahul Gupta, ha reconocido que el presidente, Joe Biden, «es consciente» de que las políticas de Washington en la región «han marginalizado» a algunas poblaciones y «no han trabajado» para el bien común.

«Lo podemos hacer mejor», ha asegurado Gupta durante la reunión que ha mantenido este martes con el presidente de Colombia, Gustavo Petro, y el embajador en Estados Unidos, Luis Gilberto Murillo, cuenta la emisora RCN.

«La Administración Biden está en una nueva era, enfocada en las personas», ha dicho el representante de la Casa Blanca, quien ha pedido a Colombia que ve a Estados Unidos «como un aliado, que trata de impulsar el desarrollo rural, combatir la corrupción y el cambio climático» en la región.

«Ansiamos seguir cooperando en asuntos antinarcóticos y de seguridad mientras trabajamos en alinear nuestros intereses en común. La discusión de hoy simboliza la importancia de este trabajo como una responsabilidad compartida, motivo por el cual el presidente Biden está tomando acciones fuertes para reducir el consumo de drogas y los daños que generan», ha remarcado Gupta.

Por su parte, el nuevo embajador Murillo ha calificado de «productivo» el encuentro que han mantenido, en el cual han hecho énfasis sobre todo en asuntos de seguridad territorial y en la protección del medioambiente.

La llegada del presidente Petro a Casa Nariño parece que también conllevará una apuesta por políticas contra las drogas distintas a las de gobiernos anteriores, por el momento, el nuevo Gobierno ha puesto fin a las operaciones de erradicación forzada de plantaciones de coca, así como al uso del glifosato para acabar con los cultivos ilícitos por las repercusiones negativas para la salud y el medioambiente.

Durante su campaña, el presidente Petro cuestionó las políticas estadounidenses contra las drogas en la región. «Un fracaso rotundo», dijo, que había provocado cerca de un millón de asesinatos en todo el continente. Declaraciones que fueron secundadas por el embajador Murillo, que demandó un cambio de paradigma para hacer frente a este problema durante los próximos años.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA