Cuatro consejeros de Petrobras dimitirán tras la destitución de Roberto Castello

El consejero delegado de Petrobras, Roberto Castello Branco
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los consejeros de administración de Petrobras João Cox Neto, Nivio Ziviani, Paulo Cesar de Souza e Silva y Omar Carneiro han notificado a la compañía su intención de no ser reelegidos en el consejo de la sociedad en la próxima junta general extraordinaria de accionistas.

Los anuncios se producen después de que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunciara la destitución del máximo ejecutivo de la petrolera, Roberto Castello, para poner al frente de la empresa al militar Joaquim Silva e Luna.

Bolsonaro criticó las alzas en los precios de los combustibles propuestos por la petrolera y culpó directamente al presidente corporativo, tras lo que anunció la eliminación de los impuestos sobre el diésel y el gas.

Los consejeros João Cox y Nivio Ziviani han informado de que, si bien están agradecidos por la invitación a la renovación, «lamentablemente no podrán aceptarla por motivos personales», según ha recogido la petrolera en un comunicado.

Por su parte, Paulo Cesar de Souza ha explicado que, dado que su mandato en el consejo de administración pronto será interrumpido «de manera inesperada», ha solicitado no volver a formar parte del órgano empresarial.

«Aprovecho para dejar constancia de mi respeto y reconocimiento por la excelente labor desarrollada por el directorio ejecutivo y los empleados de Petrobras, así como por mis colegas consejeros bajo el liderazgo del presidente del consejo Eduardo Leal», ha apostillado De Souza.

De su lado, Omar Carneiro ha indicado que, ante los recientes hechos relacionados con los cambios en la alta gerencia de la compañía, no se siente «en condiciones de aceptar» la reelección de su nombre como consejero en la sociedad.

Así, Carneiro ha criticado los cambios anunciados por el Gobierno de Brasil, accionista mayoritario de Petrobras, los cuales considera que aunque se sostienen sobre principios corporativos, no son coherentes «con las mejores prácticas de gestión».

«Por tanto, creo que mi aportación al consejo de administración y a la empresa se vería muy afectada y mi eficacia se reduciría», ha agregado Carneiro.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA