Cepal propone un «ingreso básico de emergencia» para las mujeres que han perdido su trabajo por la pandemia

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, ha propuesto este martes la creación de un «ingreso básico de emergencia» para las mujeres de la región que han perdido su trabajo por la pandemia de COVID-19.

Recalcando que la crisis derivada de la pandemia ha «magnificado» los problemas estructurales de América Latina y el Caribe, entre los que destaca la desigualdad de género, Bárcena ha subrayado que multitud de mujeres han perdido sus empleos por encontrarse en sectores de riesgo o por cuidar a seres queridos.

Según ha matizado, el «ingreso básico de emergencia» acarrearía un coste de unos 15 millones de dólares, un 0,3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la región. «No es mucho», ha agregado Bárcena.

Bárcena ha puesto el foco en los estragos de la pandemia para las mujeres y ha subrayado que la desigualdad de género «define» la región de América Latina y el Caribe. Así, según ha denunciado, las mujeres han sido las más «golpeadas» por la crisis derivada de la pandemia y ha matizado que el retroceso para ellas es de diez años.

En este contexto, ha aludido a la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y ha señalado que su quinto punto, el de la igualdad de género, ha de ser «revisado». «Que la Agenda 2030 permanezca, pero con mirada renovada», ha resumido. Asimismo, ha apuntado a avanzar hacia la «sociedad del cuidado», del planeta, la salud, los bienes públicos, el agua o los adultos mayores.

«Requiere inversiones», ha reconocido, al tiempo que ha hecho hincapié en que estos cuidados no pueden seguir proporcionándose «a costa de la espalda de las mujeres».

De forma paralela, con la vista puesta en aliviar las consecuencias de la pandemia, Bárcena ha propuesto que el ingreso básico que muchos gobiernos proporcionan a los hogares más desfavorecidos en países de la región se extienda «durante todo este año» o que se cree una «canasta básica digital», compuesta por un ordenador portátil, un teléfono móvil y conexión a internet, un bien «caro» en la región.

La secretaria ejecutiva de CEPAL también ha mencionado tres «asimetrías» de América Latina y el Caribe que le «preocupan». En primer lugar ha enumerado la climática y ha recordado que, a pesar de que la región «contribuye poco» a las emisiones, está «muy impactada por los desastres naturales».

En cuanto al acceso a las vacunas, Bárcena ha lamentado el «acaparamiento» de las dosis por parte de «pocos países», que «tienen más vacunas de las que necesitan». «El mundo requiere de una solidaridad más amplia», ha urgido. Por último, ha mencionado que la región tiene carencias en cuanto a la financiación para el desarrollo y ha reclamado una «mayor cooperación» para los países de ingresos medios, mayoría en América Latina y el Caribe.

Bárcena ha participado en un evento, organizado por Casa América y Fundación Carolina, dedicado a abordar la COVID-19 y la Agenda 2030 en América Latina y el Caribe, con el foco puesto en la implementación de políticas públicas para una recuperación sostenible tras la crisis.

En este sentido, la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, para Iberoamérica y Caribe del Gobierno español, Cristina Gallach, ha reiterado el compromiso de España con la Agenda 2030 y ha remarcado que la recuperación que ya «está en marcha» en colaboración con la Unión Europea (UE) «tiene perfectamente asimilados los objetivos de inclusión, respeto medioambiental o preservación de ecosistemas». «También es nuestro compromiso para el continente iberoamericano», ha agregado.

Asimismo, centrándose en la Agenda 2030, Gallach ha planteado si sus metas «no son creíbles en el momento actual» y, por tanto, existe el «dilema» de repensarla para que esté «más apegada a la realidad, para que sea más creíble», aunque exista el riesgo de que la ‘hoja de ruta’ sufra un «descrédito».

REGIÓN DE «VULNERABILIDADES»

Por su parte, el director regional para América Latina y el Caribe en el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Luis Felipe López Calva, ha destacado que la región ha mostrado varias «vulnerabilidades» en el contexto de la pandemia.

En primer lugar, y en un nivel macroeconómico, López Calva ha recordado que es la región más castigada del mundo «en términos de contracción económica». «Latinoamérica no es una sociedad de clase media consolidada a pesar de ser una región de ingresos medios», ha insistido.

El representante de PNUD también ha señalado que, en términos sanitarios, la región ha contribuido con «más del 30 por ciento de las muertes» a causa de la COVID-19.

Del mismo modo, López Calva ha alertado del «choque muy fuerte» que ha sufrido la zona desde el punto de vista educativo. «Este choque ha implicado una enorme destrucción del capital humano», ha admitido, señalando que el Banco Mundial estima que la economía latinoamericana perderá «1,2 trillones de dólares, el equivalente a la economía de México, en productividad futura» a raíz de la crisis.

Por ello, desde el PNUD se han ofrecido cuatro propuestas para superar la situación. Según ha enumerado, son «repensar los sistemas de protección social para volver a la universalidad», «usar la digitalización como un elemento de inclusión», «encontrar motores sostenibles, verdes, para el crecimiento» y una «gobernanza efectiva».

«Algunos temas de política pública tienen que repensarse, como los que tienen que ver con las reglas del juego que las personas requieren», ha explicado. Además, ha mencionado la reconstrucción de la «confianza» en las instituciones y «una mayor equidad» en la relación de la ciudadanía con el Estado.

En referencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, López Calva ha especificado que el momento político de su firma puede verse «como un intento de pasar de un equilibrio de ideologías a uno de ideales». «Es muy importante que, independientemente del contexto político, podamos decir que es una agenda validad por la comunidad global», ha aseverado. «Esta crisis, si hace algo, es reiterar la importancia de esta ‘hoja de ruta'», ha remachado.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA