Los trabajadores sanitarios de Bolivia se reúnen esta semana para definir nuevas «medidas de presión»

Trabajadores sanitarios en Bolivia

Trabajadores sanitarios en Bolivia

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los trabajadores sanitarios de Bolivia, que llevan a cabo huelgas intermitentes desde febrero, se reunirán esta semana para definir nuevas «medidas de presión» contra el Gobierno, después del paro del viernes para, entre otras demandas, exigir la derogación de la Ley de Emergencia Sanitaria.

El representante del Colegio Médico de la Paz, Edgar Villegas, ha señalado que las peticiones del sector médico boliviano no han obtenido respuesta y que el ministro de Salud, Jeyson Auza, no les ha convocado a un diálogo.

«Se reunirá el miércoles o viernes para hacer una evaluación total (…) y ahí determinamos qué medidas vamos a tomar para que este Gobierno tenga la capacidad de diálogo», ha trasladado, tildando al Ejecutivo boliviano de «insensible, dictatorial y violador de la Constitución», informa Radio Fides.

El sector sanitario de la nación andina reclama la redacción de una nueva Ley de Emergencia Sanitaria que cuente con su aval porque, a su juicio, la actual atenta contra sus derechos.

La normativa no habría sido consensuada con las organizaciones de trabajadores de la salud, lo que abrió un nuevo capítulo en el pulso entre médicos y Gobierno, plagado de ultimátums para aprobar una ley sanitaria por parte del oficialismo y de la contraparte, representada por el Consejo Nacional de Salud (Conasa).

Los trabajadores sanitarios suspendieron las huelgas en febrero tras haber logrado el compromiso de la Administración de modificar el por entonces proyecto de ley contando con sus opiniones, recomendaciones y críticas.

No obstante, finalmente los médicos desconocieron este acuerdo, firmado por el Colegio de Médicos de Bolivia, ya que solo contemplaba la modificación de tres artículos.

La huelga médica en la nación andina tiene lugar en medio de una tercera ola de contagios de COVID-19 en el país y de la vacunación contra la enfermedad. Auza ya aseguró el martes que sería «criminal» llevar a cabo un paro en estas circunstancias.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA