Los problemas crecen

Dicen que después de la tormenta llega la calma, pero parece que este dicho no puede aplicarse a la presidenta argentina Cristina Fernández. Después de tener que capear con el presidente del Banco Central, Martín Redrado, por su negativa a usar las reservas monetarias para el pago de la deuda soberana, y enfrentarse a la fuga de capitales hacía Uruguay, ahora, le toca lidiar con Julio Cobos, el vicepresidente de su propio Gobierno. Cristina, que busca la renuncia del vicepresidente, ha visto como Cobos la ha retado para que promueva un ‘juicio político’ contra él si quiere que abandone su puesto. Parece que la calma tardará en llegar.

Leer más